Madrid ataca al Gobierno por el atasco y Fomento niega imprevisión

La secretaria de Estado de Infraestructuras atribuye el colapso en la A-6 por la nevada a "una serie de circunstancias" y pide que no se culpe a nadie.- Granados acusa de falta de previsión al ministerio, responsable de la carretera bloqueada

La nieve que colapsó anoche la autovía de A Coruña, una de las principales vías de entrada y salida de Madrid, sumió durante unas horas a la Comunidad en el caos. También dio pie a la recuperación de un clásico político: la guerra de declaraciones entre el equipo de la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, y el Ministerio de Fomento, una de las más recurrentes del panorama autonómico español a pesar de que, desde la llegada de José Blanco al ministerio, las relaciones se hubieran reencauzado. Hoy, con la carretera despejada, la Comunidad acusa al Gobierno de imprevisión, mientras que la secretaria de Estado de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez-Piñero, pide que no se culpe a nadie y atribuye el caos a un cúmulo de "circunstancias".

Más información
La nieve corta cerca de cinco horas la A-6 a 19 kilómetros de Madrid
"Nos movemos 20 metros cada 10 minutos"
La nevada atrapa a miles de coches
"Los coches sin cadenas eran un peligro para el tráfico en la A-6"
La nevada calienta la polémica
La gran nevada de la A-6

Hacia las nueve de la noche la nieve comenzó a caer plácidamente a unos 20 kilómetros de la capital. Enseguida, no tan plácidamente. No había dispositivos de emergencia preparados y fueron los propios automovilistas quienes tuvieron que llamar al 112. Debido al atasco y al bloqueo que provocaron los vehículos atravesados en la carretera, las máquinas quitanieves de Fomento no pudieron acceder a la zona, según explican fuentes del Ministerio. En el momento en el que la Guardia Civil, los bomberos de la Comunidad y la Cruz Roja se desplegaron, la situación ya era grave. Resultado: miles de conductores atrapados durante horas, mordiendo el volante y clamando al cielo.

A las once de la noche fuentes del Gobierno aseguraron a este periódico que se daban un plazo de dos horas para resolver la situación. Sin embargo, hasta las tres de la mañana no volvió a restablecerse el tráfico. El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, no tardó en reaccionar y recordó que la A-6 es competencia del Ministerio de Fomento. "Una vez más ha fallado la previsión. Ni las máquinas ni los medios para solucionarlo; lo que ha errado una vez más es la hora en que iba a caer y la cantidad. Cuando se han querido dar cuenta, ya no había nada que hacer", criticó. Además, insistió en que no había ninguna carretera dependiente de la Comunidad de Madrid cerrada. Tan solo los puertos de montaña requerían el uso de cadenas.

Rodríguez-Piñero ha rechazado estas acusaciones de imprevisión. En declaraciones a la cadena SER, la secretaria de Estado de Infraestructuras ha asegurado esta mañana que había alertas y que todos los paneles de la DGT advertían de los problemas meteorológicos. Según ella, el colapso se produjo por la coincidencia de varios factores: la nevada fue más intensa de lo previsto y antes ya se había formado un atasco por un corte de obras y por las retenciones habituales de un viernes por la noche. "Cuando empezó a nevar", ha asegurado, "las máquinas se quedaron encerradas por todo ese embalsamiento".

La responsable de Infraestructuras ha defendido además la reacción de Fomento, que según ella puso en marcha "el operativo más intenso en menor tiempo que se ha desplegado nunca". "Hemos tenido 27 máquinas del ministerio trabajando para resolverlo en el menor tiempo posible, hemos repartido 150 toneladas de sal, 68.000 litros de salmuera, había 220 efectivos de la guardia civil. No ha habido improvisación: cuando las máquinas se quedan bloqueadas el proceso es más lento". La presencia de un camión y de un autobús atravesados en la calzada complicó, según ella, aún más todo el proceso de despeje de la carretera.

Falta de coordinación

Sin embargo, la falta de coordinación anoche fue patente. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había avisado de la posibilidad de que en la sierra madrileña se acumularan hasta 18 centímetros de nieve, pero no pudo concretar más. La Guardia Civil que estaba en la zona no tenía información, afirmaba Pablo Herreros, uno de los conductores atascados. "La Comunidad y algunas radios dicen que solo es hasta el kilómetro 50, pero estamos en el 63 y no andamos. Solo ha pasado un coche de Fomento, pero era un Corsa", explicó.

La situación recordó a la vivida en enero de 2009, cuando una nevada mañanera tuvo varios días danzando a Aguirre y a la por entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. La presidenta del PP de Madrid acusó al Gobierno socialista de haber permitido que el caos campara a sus anchas por las carreteras de Madrid. Protección Civil respondió con reproches a la Comunidad. Finalmente Álvarez prefirió repartir culpas asegurando que había habido "fallos hay de todos". La ministra asumió la responsabilidad de ciertas imprevisiones y pidió perdón por ellas a los conductores; sin embargo no pudo resistirse a cargarle el fardo más pesado a la Aemet por no prever la gravedad de la nevada. "Les invito a que miren las previsiones que ofrecieron ayer las televisiones", sentenció la ministra. Dos años después la nieve vuelve a bloquear las carreteras de Madrid. La tempestad política se levanta con facilidad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS