Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cacerolada en Barajas contra la privatización de AENA

Los trabajadores sostienen que la propuesta del Gobierno afectará a 1.200 empleados del aeropuerto

Los trabajadores de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) han empezado a hacer ruido. Literal. Esta mañana, un centenar de empleados ha protestado con una cacerolada en la zona de salidas de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas contra la privatización del organismo, que aprobará el próximo viernes el Consejo de Ministros.

La privatización afectará al cuerpo de bomberos aeroportuario, a los señaleros, al personal médico y ATS, al Centro de Gestión del Aeropuerto (CGA), al personal de atención al pasajero, a los técnicos operadores, a los de mantenimiento,a lostrabajadores de repostaje y a los de coordinación de estacionamientos.

En Barajas el número de los afectados suma 1.200 trabajadores, un total de 12.000 en toda España, según ha explicado Abraham Escobar, uno de los portavoces de la Asamblea 9-F (asamblea creada por trabajadores del aeropuerto madrileño para luchar contra la propuesta del Gobierno).

Los manifestantes critican el cambio de modelo de gestión (de público a privado) porque, aseguran, la entrada de empresas privadas les hará perder su condición de empleados públicos al pasar a ser trabajadores "subrogados por una concesionaria". Afirman que la privatización "rebajará el perfil profesional y las condiciones laborales" en favor de conseguir mayores beneficios.

Durante la protesta, los empleados han recalcado que el aeropuerto de Barajas no es deficitario sino que las nuevas infraestructuras han generado una deuda y sostienen que las inversiones "estarán amortizadas en un plazo de 10 años". Han incidido, además, en el perjuicio que la gestión privada va a suponer para los ciudadanos: tasas aeroportuarias más caras, menos calidad en el servicio y bajada de la seguridad a consecuencia de la pérdida de la categoría de servicio público.

La cacerolada que ha durado alrededor de una hora, de 11.00 a 12.00, ha sido convocada por el sindicato CGT y por la Asociación de Bomberos Profesionales Aeroportuarios (ASOBOPA). Las organizaciones sindicales mayoritarias (UGT, CC OO y USO) no han llamado a sus afiliados aesta protesta, aunque Escobar señala que enlas movilizaciones "han evitado las siglas", y ha añadido, "lo importante ahora es estar unidos y no perdernos en otro tipo de luchas".

Los afectados planean mantener las protestasque comenzaron con una acampada permanente en la T4 el pasado 14 de febrero. Mañana han convocado una huelga de siete a nueve de la tarde -con unos servicios mínimos de entre el 80 y el 100% según el trabajo- y anuncian piquetes en la terminal. El próximo sábado todos los trabajadores afectados por la privatización están llamados a una manifestación desde Atocha hasta Sol.