Las asociaciones de vecinos del centro rechazan la ordenanza contra el ruido

Consideran que atenta contra la convivencia al permitir que los músicos toquen en la calle

Varias asociaciones y vecinos del centro de Madrid rechazaron ayer la regulación de la música callejera que se contempla en la nueva Ordenanza contra el Ruido que tiene previsto aprobar el viernes el pleno del Ayuntamiento de la capital. Salvo que se introduzcan nuevas enmiendas al texto original, la normativa municipal prohibirá todas las actuaciones musicales callejeras que incluyan amplificadores o instrumentos de percusión, tales como tambores o platillos. Por contra, permitirá todas las demás y sin licencia previa, en contra de lo que se había anunciado previamente.

A juicio de los vecinos, la nueva ordenanza va contra la convivencia vecinal y "costará dinero a todos los madrileños", ya que permite "tocar música en casi cualquier sitio, sin licencia de ningún tipo". "Miles de vecinos del centro vivimos acosados por la música ambulante a todas horas del día y de la noche, lo que se añade al ruido de bares y establecimientos de ocio que saturan nuestras calles", dicen.

Más información

"Obligará a los vecinos a solicitar mediciones todos los días"

"La nueva redacción de la ordenanza ni tan siquiera menciona cómo se va a preservar en la práctica diaria nuestro derecho al descanso", destacan los vecinos que estiman que "ese es el cometido de una ordenanza, no simplemente recordar un derecho que ya está en la Constitución, como es el derecho a la intimidad y a la inviolabilidad del domicilio".

En cuanto a las mediciones de decibelios previstas en el caso de la música ambulante, las asociaciones estiman que "son costosas y de compleja realización", ya que "obligará a los vecinos a solicitar mediciones todos los días y a todas horas para defender sus derechos". La prohibición de la utilización de instrumentos de percusión y de amplificadores ya estaba en la Ordenanza aún vigente de 2004 (artículo 44.3), que además permitía la incautación de los instrumentos que ahora se elimina en la nueva ordenanza, se dice en la nota de prensa.

Las asociaciones piden que la ordenanza fije una licencia y una tasa para tocar música en la calle, así como establecer zonas en las que no se pueda tocar en ningún caso y limitaciones de tiempo y horarios en el resto de las calles. A pesar de la denuncia, las asociaciones han querido mostrar su "total apoyo" a la cultura, al arte y a la música. "Entre nosotros hay escritores, arquitectos, artistas, creadores; y votantes de los tres partidos políticos del Ayuntamiento. Pero la música impuesta, por muy excelsa que sea, no es arte, sino ruido para quien está obligado a escucharla repetidamente en donde vive o trabaja", dicen.

El comunicado conjunto de rechazo lo han firmado la Asociación para la Defensa y Protección de los Derechos de los Vecinos de la Plaza Mayor (Aveplama), la Asociación de Vecinos Opera-Austrias (Avaustrias), la Asociación de Vecinos de las Cavas y Costanillas, la Fundación Villa y Corte y Vecinos de la Plaza Santa Ana.

Los músicos tocan contra la ordenanza que plantea prohibir las actuaciones en la calle.
Los músicos tocan contra la ordenanza que plantea prohibir las actuaciones en la calle.M. A. T.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción