El PNV da por "gestionado" el 'caso De Miguel' para frenar el desgaste electoral

Urkullu sostiene que su partido "ya está hoy a lo que tiene que estar" en Álava

Consciente de la factura que pueden pasarle en los comicios de mayo las supuestas tramas de corrupción y espionaje por las que están imputados dirigentes de la máxima confianza de su presidente alavés, Iñaki Gerenabarrena, el PNV se esfuerza en pasar página y mirar al futuro. A la espera de que la justicia dictamine si hubo delito en los casos De Miguel y Tellería, el presidente del partido, Iñigo Urkullu, dio ayer por "gestionadas" las responsabilidades derivadas del escándalo y aseguró que el partido en Álava ya "está hoy a lo que tiene que estar".

Hasta en tres ocasiones pronunció esa frase el máximo dirigente peneuvista en la presentación del cabeza de lista al Ayuntamiento de Vitoria en los cimicios del 22-M, Gorka Urtaran.

Gerenabarrena: "Tenemos cosas más importantes de las que hablar"

Tanto Urkullu como Gerenabarrena aludieron en sus discursos al escándalo que ha marcado el compás del final de la legislatura en Álava. En un asunto que ha generado serias tensiones entre la ejecutiva de Euskadi y la dirección alavesa, más cercana al sector soberanista de Joseba Egibar, las diferencias entre las palabras de ambos evidenciaban que la dualidad que ha marcado el discurso del partido sigue latente. Gerenabarrena sostuvo que su formación es víctima de un "acoso mediático", reivindicó la presunción de inocencia de los imputados y recalcó de nuevo que el partido "no tiene nada que ver" en lo ocurrido. "No vamos a consentir que nos enreden, tenemos cosas más importantes de las que hablar", añadió el presidente de la ejecutiva alavesa, quien reclamó rapidez a la justicia. Teniendo en cuenta que la fase de instrucción de la causa sigue todavía su curso, es poco probable que haya juicio en 2011.

Urkullu habló de presunción de inocencia "del PNV" y quiso centrar sus críticas en uno de los pocos puntos en los que toda la formación habla al unísono: socialistas y populares están "obsesionados con tratar de desprestigiar a nuestro partido", afirmó, acusándoles de estar "empeñados en crear comisiones de investigación" para dar una "visión parcial y sesgada de la realidad". "Solo miran para atrás", añadió.

Ambos dirigentes auguraron un papel importante a Urtaran en el futuro. El PNV ha tenido tres portavoces municipales en Vitoria en el último cuatrienio y la elección del candidato para los comicios del 22 de mayo desató una guerra interna que llevó a elegir a Urtaran como nombre de consenso para no ensanchar la grieta. Urkullu dijo que representaba "el saber hacer" del histórico José Angel Cuerda, alcalde de Vitoria dos décadas. Urtaran asumió la responsabilidad "con humildad" y prometió aportar "regeneración política".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción