El Tribunal Supremo agrava las penas a cuatro internos del motín de Quatre Camins

Los magistrados estiman la petición de los funcionarios agredidos y aumenta sus condenas

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha agravado las condenas impuestas a cuatro de los 14 reclusos que participaron en el motín de la prisión de Quatre Camins -en el que resultaron heridos el subdirector del centro y otros cinco funcionarios-, al estimar el recurso de los funcionarios de prisiones agredidos en la revuelta. La Sala también ha confirmado la absolución de la Generalitat y ha mantenido las penas al resto de los reclusos.

En concreto, el Supremo impone al interno Antonio Pérez Salguero la pena de 3 años y 11 meses de prisión por detención ilegal de funcionario público al preso Antonio Pérez Salguero, que se añaden a los 14 años y 7 meses que ya le había impuesto la Audiencia de Barcelona por tentativa de homicidio y atentado, lesiones y lesiones graves cometidos durante el motín.

Más información
Unos ochenta presos se amotinan en una cárcel de Barcelona y hieren al subdirector

También se elevan en 11 meses las penas de tres años impuestas por el mismo delito a tres de los principales cabecillas implicados en el motín, los reclusos Francisco de Paula Hidalgo, José Antúnez y Bonifacio García Rolong, que tenían condenas por estos hechos de 17 años y 9 meses los dos primeros y 11 años el tercero.

El motín en la prisión de Quatre Camins, sito en la Roca del Vallés (Barcelona) se produjo el 30 de abril de 2004, a raíz de que a un interno le fuera prohibida la entrada en lavandería, en aplicación de una prohibición acorada dos días antes por la dirección del centro. Una veintena de reclusos se amotinaron, mantuvieron retenido bajo amenazas de muerte al subdirector durante tres horas, y agredieron, armados con palos y un punzón, y causaron lesiones a media docena de funcionarios. El Supremo ha estimado el recurso de éstos y ha elevado las penas por detención ilegal por entender que el subdirector era un funcionario en ejercicio de sus funciones y sus captores lo sabían. El alto tribunal ha mantenido el resto de las penas al resto de los reclusos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS