Un exlíder de Unió Mallorquina declara por un depósito irregular de 1,2 millones públicos

El Instituto de Turismo utilizó Banif en contra de los informes técnicos y las directrices de Hacienda

El ex consejero de Economía del Consell de Mallorca, Miquel Àngel Flaquer (uno de los tres expresidentes de Unió Mallorquina -UM- imputado por supuesta corrupción junto con María Antònia Munar y Miquel Nadal), declara esta mañana de manera voluntaria ante la juez Carmen Abrines en relación a un depósito bancario irregular de fondos públicos efectuado desde la Consejería de Turismo de Baleares, gestionada también por UM, entre julio de 2007 y febrero de 2010.

El departamento autonómico balear transfirió 1,2 millones de fondos de sus presupuestos a la división de banca privada del Santander, Banif, entre mayo y diciembre de 2008. La operación, decidida por exconsejero Francesc Buils -que fue detenido e imputado- se ejecutó desde el Inestur (Instituto de Estrategia Turística), de manera contraria a las líneas marcadas por la Consejería de Hacienda y con los informe técnicos contrarios. Se pretendía recibir intereses de privilegio.

Más información
Dos excargos del PP intentan reflotar a Unió Mallorquina

El depósito no rentó al ser descubierto por la Policía y Anticorrupción generó una causa penal separada en el caso Voltor. Este caso hizo saltar por los aires el pacto de Gobierno del PSOE-Bloc con UM en febrero de 2010 y provocó la expulsión de los cargos públicos políticos del partido regionalista.

El contable del eterno partido bisagra, Álvaro Llompart, trabajaba en las oficinas centrales del partido y a la vez era jefe del departamento económico de Inestur, en cuya sede apenas aparecía, según Anticorrupción.

El contable aseguró que el exlíder de UM, Flaquer, conocía la existencia de ese depósito. Otro expresidentes efímero, Miquel Nadal, que fue consejero de Turismo balear, ordenó la retirada del depósito pero no desveló la supuesta ilegalidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS