Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un acuerdo histórico

Guten Morgen Lehrer (buenos días, profesor)

El anuncio de Alemania de contratar a españoles cualificados dispara en torno a un 10% las matriculaciones en las academias. Manejarse con fluidez en la lengua de Nietzsche requiere de media 400 horas de estudio y 3.000 euros de inversión.

"Quiero Deutsch para tener Arbeit", le dijeron hace una semana a la responsable de estudios de una academia de alemán en Madrid. El interesado, según revela entre risas la directora del centro, resultó ser un ingeniero que aspiraba a responder a la oferta de trabajo (arbeit) cualificado divulgada por el semanario Der Spiegel. La anécdota no es aislada. La demanda de cursos de alemán en centros privados españoles se ha disparado un 10% en dos semanas, según coinciden los responsables de las empresas del sector consultadas. Julia Mattey, de Idiomas 247, cifra el incremento en un 40%.

"Tras el anuncio de la cancillera Merkel, estamos desbordados", sostiene Matilde Ferrolasa, de la madrileña Tandem, que anuncia que su centro ha creado un grupo específico para estudiantes que planean emigrar a Alemania. "Algunos alumnos, incluso, piden que les ayudemos a rellenar la solicitud", remarca.

Casi 35.000 españoles estudiaban alemán en 2009 en centros oficiales, según la última cifra de la que dispone el Ministerio de Educación. La lengua de Nietzsche era en ese año la tercera por detrás del francés (57.000) y el inglés (200.000).

Manejarse con fluidez en deutsch requiere dinero, esfuerzo y tiempo. No existen fórmulas mágicas y, pese a los reclamos publicitarios, la constancia es la clave del éxito. "Lo realmente importante es la motivación", precisa la profesora Alba Villagra, que admite que España atraviesa un boom por aprender alemán.

Para trabajar en Alemania es necesario un nivel medio real. El título B1 avala la destreza en la conversación y expresarse de forma clara con un nativo. Formarse para superar su examen exige 400 horas de estudio y una inversión de unos 3.000 euros en el Goethe Institut. "El alemán, pese a los estereotipos es más fácil que el chino o el árabe", explica Marc Borneis, responsable de este organismo en Barcelona. El Goethe es un centro vinculado al Ministerio de Exteriores germano, que cuenta con 142 sedes en 81 países. En él estudiaron el pasado año 6.313 españoles, un 5% más que en 2009.

Recurrir a las escuelas oficiales de idiomas es la opción más barata (119 euros al año en Madrid), aunque también resulta la menos atractiva entre los émulos del "Vente a Alemania, Pepe", más partidarios a inmersiones express. Un curso intensivo de cuatro meses cuesta una media de 1.000 euros y permite a la obtención de un nivel básico (A1).

Según la jefa de Estudios de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) de Carabanchel, Rosa Mate: "En las escuelas están los amantes de la lengua y en las academias los que buscan una enseñanza muy rápida". Es decir, arbeit (trabajo).

Más información

  • El anuncio de Alemania de contratar a españoles cualificados dispara en torno a un 10% las matriculaciones en las academias. Manejarse con fluidez en la lengua de Nietzsche requiere de media 400 horas de estudio y 3.000 euros de inversión.