Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ministra de Exteriores expresa a Clinton el apoyo de España a cerrar Guantánamo

La ministra de Exteriores y la secretaria de Estado de EE UU repasan en Washington la situación en Túnez, Afganistán, Líbano y Haití

Tras el primer encuentro en Washington entre la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, ésta última ha agradecido el apoyo de España al compromiso -incumplido- del Gobierno de Barack Obama para cerrar el polémico centro de detención que EE UU mantiene operativo en Guantánamo desde hace ya nueve años.

Durante casi una hora de conversación, en el Departamento de Estado, ambas políticas han hecho un repaso a los temas de más actualidad en el mundo, que incluyeron la situación en Túnez, el Líbano, Afganistán y Haití, entre otros.

"Ante todo quiero manifestar lo mucho que el presidente Obama y yo apreciamos lo que España ha hecho hasta ahora" para colaborar en el cierre de la cárcel en territorio cubano, ha declarado Clinton. A Jiménez se le preguntó sobre si existía decepción en el seno del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por el hecho de que la Administración de Obama no hubiera cerrado en el plazo previsto el centro de detención creado durante los años de George W. Bush y su lucha contra el terrorismo.

Ha contestado Jiménez y ha contestado Clinton y ambas han puesto el acento en la absoluta determinación a cerrar Guantánamo. "Estamos absolutamente comprometidos con cerrar Guantánamo. Sucede que es algo un poquito más complicado de lo que creíamos cuando fijamos ese objetivo", ha añadido a modo de disculpa la secretaria de Estado. A renglón seguido, la jefa de la diplomacia española ha declarado: "Continuaremos con nuestros mejores esfuerzos junto a nuestros aliados europeos para ayudar a alcanzar este fin. Lo hacemos porque somos amigos [de EE UU], aliados, y creemos que es una buena decisión". Obama anunció en 2009 a los pocos días de asumir la presidencia su compromiso a cerrar Guantánamo en un año. Esa fecha expiró el año pasado en enero.

Jiménez comenzó el lunes una visita de tres días a Estados Unidos, durante la que se ha reunido además de con Clinton con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en Nueva York. Hoy, antes de regresar a España, Jiménez visita el Capitolio para reunirse con el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry, y el también senador demócrata Robert Menéndez.

Los presos acogidos por España, según Wikileaks

Según los cables secretos de Wikileaks a los que tuvo acceso EL PAÍS, el Gobierno español aprovechó el cierre del penal de Guantánamo para mejorar sus relaciones con Estados Unidos y para ganarse la confianza del presidente Obama. Ante las dilaciones para recibir a los cinco presos acusados de terrorismo que España se había comprometido a acoger, EE UU ofreció 85.000 dólares por cada uno de ellos, insistió en que sería importante para España colaborar en aras de lograr un mayor liderazgo dentro de la UE y puso a distintos países europeos a competir por los presos menos peligrosos, según consta en los telegramas emitidos por la embajada de Madrid durante los dos últimos años.

Al final, tras un año de negociación, los estadounidenses se impacientaron. El embajador Alan D. Solomont acabó diciendo al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que iba a ser "claro y contundente" con su mensaje: Washington esperaba del Ejecutivo español que cumpliera su promesa. El Gobierno negó haber recibido dinero a cambio de acoger reclusos del penal estadounidense en suelo cubano.

Cadena perpetua para un preso de Guantánamo

Precisamente este martes el primer preso de Guantánamo en afrontar un juicio civil en EEUU, Ahmed Khalfan Ghailani, fue condenado a cadena perpetua por los atentados de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania, que acabaron con la vida de 224 personas. En una vista celebrada en el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York, el juez Lewis Kaplan anunció su sentencia contra Ghailani, de 36 años, y le denegó la petición de indulgencia que había presentado su defensa.

La condena a cadena perpetua es por el único delito que se le imputaba a Ghailiani: conspirar para atentar contra edificios y propiedades gubernamentales, que conlleva una pena mínima de 20 años y una máxima de prisión de por vida. Ese era el único delito por el que el detenido fue hallado culpable en noviembre pasado, ya que, tras cinco días de deliberaciones, el jurado decidió absolverlo de los otros 285 cargos que se le imputaban.

La absolución de todos esos delitos, que incluían asesinato y conspiración para matar a estadounidenses y para usar armas de destrucción masiva, se debió a que las pruebas para acusarlo se habían obtenido en duros interrogatorios en instalaciones de la Agencia Central de Información de EEUU (CIA), no haberle ofrecido el servicio de un abogado ni haberle leído sus derechos.

La condena actual podría volver a reforzar la política del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de juzgar en tribunales civiles de Estados Unidos a los presos que pasaron por Guantánamo.

Más información