Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella culpa al Gobierno de la polución por fomentar los coches diésel

La delegada de Medio Ambiente se defiende afirmando que "hasta países como Holanda" han pedido una moratoria a la UE y sostiene que la contaminación de Madrid no es nociva para la salud

La teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, ha culpado al Gobierno central de los altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) que se registran en la capital -44 microgramos por metro cúbico de media anual, cuando Europa marca un máximo anual de 40- ya que, a su juicio, las políticas fiscales y de subvenciones adoptadas por el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero fomentan la "dieselización" del parque automovilístico, principal emisor de este tipo de contaminación. Los diésel escupen hasta seis veces más partículas de NO2 que los de gasolina.

Durante una entrevista en Telemadrid, la concejal ha recordado que el Gobierno mantiene "incentivos fiscales para la compra de coches diésel", tales como reducciones en el impuesto de matriculación. "Y esa dieselización del parque automovilísitco es el culpable de esos niveles de NO2", ha resumido. Por esta razón, Botella ha planteado, como hizo ayer el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, la necesidad de cambiar esta política fiscal estatal que incentiva los vehículos diesel.

"La directiva es imposible de cumplir"

Y ya no es solo la calidad del aire que respiramos, sino su incidencia en la salud. La contaminación de los motores diésel ha elevado la mortalidad en Madrid debido a que ha aumentado los problemas infarto agudo de miocardio, otras cardiopatías isquémicas y enfermedades cerebrovasculares. Sin embargo, en la entrevista Botella ha asegurado que la contaminación atmosférica que se registra en la capital "no es nociva para la salud de los ciudadanos".

Echando balones fuera, Botella ha subrayado que, en todo caso, este es un "problema nacional", ya que la capital no es la única ciudad del país, ni tampoco europea, que no cumple los niveles máximos de emisiones establecidos por la Unión Europea (UE). Barcelona también lo hace. "Casi todas las ciudades españolas incumplen la normativa en NO2 y muchas también en partículas en suspensión, y también han pedido la moratoria", ha señalado.

La UE "ha establecido la posibilidad de pedir una moratoria (para el cumplimiento de los niveles) hasta 2015 y ha hecho un taller para pedirla, porque es complicado", según ha relatado Botella, para apuntar que incluso un país como Holanda, donde "van en bicicleta y exigen medioambientalmente unos parámetros (muy superiores a España) también ha pedido la moratoria". A su juicio, la directiva es "imposible de cumplir". Otra prueba de la rigurosidad de esos niveles máximos aportada por Botella es que Estados Unidos permite el doble de contaminación por NO2 que la UE.

Así, Madrid se acogerá a esa posibilidad de retrasar otros cuatro años el cumplimiento de la normativa medioambiental, si bien la delegada ha recordado que en la capital se cumple la ley para el resto de emisiones, tales como partículas en suspensión y ozono. Además, ha destacado que "hay contaminantes que ya no son problema en Madrid, como el azufre", y eso ha sido porque el Ayuntamiento y también el Gobierno regional "han hecho muchísimo" por tomar medidas para mejorar la calidad del aire, tales como cambiar las calderas de carbón o fomentar el transporte público.