Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños en brazos, ¿niños más felices?

Niños en brazos, ¿niños más felices?

Se ve en la calle, se habla en los foros sobre crianza, en páginas web... Y la asociación cumplirá tres años. Se llama Red Canguro y agrupa a madres y padres usuarios de mochilas portabebés. Sean fulares, mei tai, bandoleras, mochilas ergonómicas o pouch (lo de la foto, no voy a citar marcas, después del post del Maclaren todavía me escuece el trasero, ahí va el enlace). Gana adeptos la práctica de llevar a los críos en brazos. Por comodidad y por la convicción de que como, dice el lema de la Red Canguro, los bebés en brazos son bebés felices. ¿Más felices?

“Sí”, responde la presidenta de la asociación, Nohemí Hervada desde Canarias. Cada vez hay más evidencias científicas de que el contacto de los bebés con, sobre todo, sus madres fomenta el desarrollo físico y emocional. “Los niños ganan seguridad y cuanto más seguro está un niño más autónomo es. Aunque la sociedad occidental nos empuja a lo contrario, fomenta a la separación”, dice. “Mientras ancestralmente se han llevado a los niños en brazos, lo cual también permite dar teta en cualquier momento, aquí estamos criando mamíferos como reptiles: solos y boca arriba”, lamenta. Hervada recuerda que todas las culturas han llevado a los críos colgando, sea en el pecho, en la espalda o de lado, y que los humanos son los únicos mamíferos que pese al poco grado de madurez de sus crías al nacer no las llevan a cuestas. Tengo una amiga que ante este tipo de argumentos siempre apostilla que los humanos también somos el único mamífero que come paella. Pero esta es otra cuestión.

La red canguro nació de un grupo de madres usuarias de portabebés que compartían experiencias en el foro de una tienda. De la emancipación de esa tienda nació la idea de asociarse y el contacto con asociaciones de Francia, Bélgica, Reino Unido o Alemania. Allí, en Alemania incluso hay una escuela de porteo, vinculada al colegio de fisioterapeutas. En España son pocos socios, un centenar, pero el foro de la Red tiene casi 2.000 usuarios registrados y entregados a compartir, aprender a hacerlos en casa, intercambiar modelos y organizar cursos para los que se inician.

Explica Hervada que, como ocurre con la lactancia, los usuarios de portabebés muchas veces tienen que justificar su opción. Unas veces les acusan de malcriar: el clásico “si lo coges lo vas a acostumbrar”. Otras veces les ofrecen dinero para comprarse un cochecito. Hervada tiene buen carácter y no se agobia. Que cada uno haga lo que quiera. Le reconforta el apoyo de asociaciones de matronas y pediatras, y está convencida de que las mochilas (o cualquier tela siempre que respete la postura fisiológica, con las piernas del niño a mayor altura que su trasero) “alimentan el apego y el vínculo y permiten hacerlo casi todo”. “Por suerte ahora la ciencia nos apoya y ha demostrado la importancia del tacto”, añade.

La asociación acaba de entregar sus premios anuales. El Naranja, mamá canguro del año, a la eurodiputada italiana Licia Ronzulli, que acudió a votar a la eurocámara con su pequeña recién nacida en un fular elástico. El premio Limón, diseño o uso incorrecto de los portabebés se lo llevó Gucci, “por la fabricación de mochilas fisiológicamente no respetuosas”. La mochila en cuestión la había lucido la mujer del cantante David Bisbal, Elena Tablada, con su pequeña Ella.

Comentarios

Gacias Clara por acercar el mundo del porteo en general y nuestro trabajo en particular a un número mayor de personas.Un abrazo... porque al final a todos nos gusta el contacto afectuoso :-)
Yo me empapé en la Red Canguro antes de tener a mi segundo bebé. Los portabebés son geniales cuando tienes que compatibilizar el cuidado de un niño mayor (2 años en mi caso) con el de un bebé... Y para permitirte llevar a tu bebé tan agustito mientras haces otras cosas.Yo le daría el premio naranja a todas las mamás y papás que colaboran en Red Canguro y ayudan a las novatas en esto de los portabebés... ¡¡¡Son geniales!!!Y otro premio naranja a vosotros por dar visibilidad y respaldo a este tipo de iniciativas.
aqui otra mami que descubrio este maravilloso mundo del porteo y "los trapos" como nosotras decimos. lastima que fue pelin tarde con el segundo cuando tenia 3 meses, pero me ayudo y me siguen ayudando y al papi tambien Gracias Nohemi y a todas (que son muchas) las que aportan tanto con sus videos y su dedicacion, hemos aprendido tanto... y gracias por hacer cada dia mas grande RC un besote
Yo he llevado a mi hija de todas las formas posibles, y la verdad es una gozada ir abrazada a tu bebe por la calle, cantandole, enseñándole el mundo, jugando y riendo, y sin dolores de espalda!!!!Desde que descubrí el maravilloso mundo del porteo le tengo alergia patologica a las sillas de paseo.
Pues sí, con el nacimiento de mi segunda hija me he vuelto fan del porteo. Empecé un poco por necesidad de ambas (ella quería brazos y teta tooodo el rato y yo necesitaba manos y disponibilidad para atender también a su hermana de 3 años). Primero bandolera, luego fular y ahora lo intercambio todo, incluso mochila ergonómica cuando hay prisa. La bebé feliz y yo y su hermanita también. Gracias a Nohemí, a Danieli y a Red Canguro por existir y ofrecer apoyo e información.
La primera semana de vida de mi hija, la pasee en el capazo del carrito como si fuera un muñeco...me pesaba, si paraba la bebé lloraba, la sentía lejana, no tenía ni idea de sus necesidades y yo me sentía hueca...fué la semana más triste de mi vida, pero no hubo más. Hoy cumple 4 meses, y desde entonces ha ido pegadita a su mamá al principio en bandolera, ahora fular. En mi opinión, los capazos deberían de estar prohibidos...esa primera semana fué el principio de una depre post parto, y estoy segura de que la relación con mi hija sería otra si no hubiera "aparcado" el carro, y llevado a la pequeña cerquita de mis besos... Ella necesitaba de mi calor, pero yo el suyo mucho más...
No se si realmente son bebés más felices y aunque haya quien piense lo contrario diciendo que si le das brazos se acostumbran, el porteo ayuda a muchas madres y padres a establecer un vínculo muy especial con sus bebés. La vinculación de los primeros 6 meses es básica para el futuro desarrollo del bebé, así que fortalecer éste vínculo de una forma tan sencilla como utilizar el porteo beneficiará la autoestima y autonomia del niño/a en un futuro.www.postadopcio.blogspot.com
Hermosa nota, cada vez más son los bebés CRIADOS en BRAZOS...desde el comienzo mismo de la humanidad, los beés ahn sido cargfados en brzos..que se continúe! felicitaciones Nohemí y a toda la RED CANGURO por difundir y facilitar información a todos los padres y madres del MUNDO! Un carino desde buenos Aires!
Niños en brazos, ¿niños más felices? Creo que todos somos más felices cuando conseguimos lo que deseamos instintivamente. No sólo ellos son más felices, sino también nosotros, que disfrutamos del contacto de aquellos a quienes queremos. He ido descubriendo los portabebés de la mano de mis hijos, como una solución práctica para muchas situaciones (los llamados "cólicos" de mi hijo mayor, las dificultades de movilidad en la ciudad -¡y no digamos en el campo!- con el cochecito, los problemas de reflujo de mi hijo pequeño, una ayuda extra cuando ya grandecitos estaban cansados o "querían brazos"...), y se han convertido en un imprescindible para facilitarnos el día a día. El cochecito puede resultar útil en determinadas circunstancias, pero no es algo necesario, como nos hacen creer. Con la maternidad he aprendido que lo más importante para un bebé es el afecto y la mejor manera de que lo perciba es tenerlo cerca siempre que lo necesite.Gracias a todas las personas que hacen posible la red de apoyo que es la Red Canguro y su difusión.Abrazos a todos para una sociedad más feliz.
Mis niños ya no tienen tamaño de llevarles en brazos, y bien que lo sentimos todos; como mucho, si se queda alguno dormido en el sofá, lo medio espabilo para subirlo a caballito al dormitorio. Pero lo hemos explotado y disfrutado todo lo posible (la mochila Ergo supuso un gran cambio cualitativo que nunca agradeceremos bastante) y ahora son incansables andarines y tienen un sentido de la orientación excepcional; desde luego, ir en brazos no les ha perjudicado en ese sentido, y casi me atrevería a afirmar que en ningún otro (claro que mis niños tienen defectos, pero no creo que sean por haber ido en brazos).
Estupendo trabajo el de la Red Canguro!!!!!!! Su trabajo desinteresado ayuda a muchas familias y hace felices tanto a papás como a hijos. Es increíble el placer de tener tan cerca a tu hijo y el vinculo que se crea es maravilloso. Hay gente que habla de malcriar pero se confunden, esto es criar con amor, con mucho mucho amor.En la crianza de mi hija, lactancia y porteo han ido de la mano, han sido y siguen siendo pilares fundamentales. Ambas cosas no le van a faltar a su hermana que está a punto de llegar. No os privéis de llevar siempre a vuestros hijos "al alcance de tus besos".
En primer lugar tengo que agradecerle a Nohemi la posibilidad de ser actualmente una mamá canguro, uffffs cuántos vídeos de tus nudos he visto en internet!jaja. Me encanta llevar a mi peque cerquita de mi cuerpo y al alcance de mis besos , es más lo necesito!!! y sobra decir que a él le encanta, con 3 meses ya reconoce el fular y cada vez que me lo pongo, sabe que vamos de paseo!! Estoy muy orgullosa de vivir mi maternidad siendo una mamá canguro y de ofrecerle a mi hijo en todo momento, mis brazos, mis mimos, mis besos, etc.....
Tengo la gran suerte de poder incluirme en esa gran familia que es la Red Canguro..... gracias a todas las mamas que por alli estan ayudando a otras mamas (en especial Nohemi y Cris que tanto me ayudaron con sus videos) he podido disfrutar junto con mi pareja de la maravillosa experiencia de llevar a mi hijo siempre cerca... y gracias tambien a la Red Canguro he conocido gente que a dia de hoy son parte de mi vida.Gracias a todas y cada una por vuestra apotacion dia a dia, no solo con el tema de nuestros trapos si no como via de escape en momentos dificiles.
Mi caso es bastante similar al de María. Me inicié en esto del porteo hace 14 meses por necesidad y, al final, se ha convertido en una adicción (pero de las buenas). Tenía un niño de 3 años y una hermanita que reclamaba a su mami para tomar lo que hoy llama "su lechita". Así que me planteé: "¿Cómo puedo atender a ambos a la vez?" Y... buscando en Internet di con los vídeos de Nohemí explicando los diferentes tipos de portabebés, sus ventajas, la forma de utilizarlos...Comencé con un fular elástico (lo recomiendo para los recién nacidos) y, a partir de ahí, he pasado por la bandolera (ahora hasta me las confecciono), el mei tai y, como no, el fular.Y, en vista de lo cómoda que voy y lo "a gustito" que va mi niña, se lo recomiendo a todas las amigas que tienen o van a tener bebés.Gracias a la Red Canguro por seguir difundiendo el porteo.
La ciencia lo confirma y el caso de mis hijos también. Mi hijo de 4 años no fue portado los 2 primeros años y me trae loca con el "ayúdame tú mamá" y mi hija de dos años estuvo pegada a mí desde que nació y me trae loca con el "yo solita mamá". Dos casos no hacen una estadística, pero para mí lo son todo.
Yo tambien uso el portabebe desde que la peque era pequeña. Y si fuese por mi lo declaraba imprescindible en la vida de una nueva familiaMe encanta poder llevarla tan cerquita, como ya decían enseñandoles el mundo junto a ti. Más contacto y apego es lo que necesita este mundo. Así no solo habrían más bebés felices, sino una sociedad más feliz.
Seguro que llevar a los niños a cuestas es buenísimo para su seguridad, pero no creo que sea definitivo. Mi niña ha ido sobretodo en carrito; aúnque de pequeña probamos de llevarla en un fular, no sé si por nuestra incompetencia o porque simplemente no estaba a gusto, se quejaba bastante, así que nos olvidamos. La niña la cogemos en brazos cuando quiere, pero por la calle va en la silla muy contenta. El caso es que es muy autónoma desde siempre...ahora que gatea se va sola por la casa... Le gusta hacer sus cosas! Ya puestos, vuelvo a poner mi blog sobre historia de las mujeres, por si os interesa, estoy preparando una entrada, precisamente sobre la opinón de Platón sobre mecer a los bebés (pronto estará lista!). Os invito a http://fentdemama.blogspot.com/
con mi peque empezamos a usar el fular con 2 meses, porque nos fuimos de vacaciones y pensábamos que no aguantaría todo el día en el cochecito y nos fue muy bien, así que a partir de ese momento salíamos casi siempre de casa con el kit completo: sillita y el fular en los bajos, por si se cansaba y pedía brazos. Conclusión: podríamos decir que hemos usado un método "mixto", dependiendo de las necesidades. Si algún día tengo un segundo imagino que me pasará como a otras mamás, que para poder atender correctamente a los dos es mejor que te cuelgues al pequeño y tener las manos libres para el mayor.
Con mi segunda hija descubrí el portabebés por necesidad y el colecho por puro pragmatismo y placer. Lástima que no hiciera lo mismo con la primera. Utilicé el portabebés hasta que mi hija comenzó a caminar. Los primeros meses fue de una grandísima ayuda porque mi hija tenía cólicos y reflujo y la posición vertical era lo único que la aliviaba. El carrito y la cuna parecía que tenían pinchos para ella. Así que lo recomiendo encarecidamente.Gracias por vuestra labor y por promover la cercanía y el afecto. Con mi primera hija me harté de escuchar lo de no la cogas tanto que se acostumbra... ¡Por Diós, tengamos un poco de perspectiva, que son sólo unos meses en tu vida!!!
Que ilusion leer este articulo!! Me siento tan orgullosa de formar parte de la red ... aunque ahora solo sea economicamente con mi cuota de socia, que ayuda a dar a conocer esta forma de crianza, tan beneficiosa para los niños, para las familias, y en definitiva para toda la sociedad, ya que los niños son el futuro, y si les respetamos sus necesidades ahora seguramente seran adultos tambien respetuosos.
Mi fular portabebés es lo mejor para llevar a mi bebé. Me alegra que se dé publicidad a algo tan sano y cómodo. Por casualidad di con la red canguro cuando mi niño tenía casi dos meses y ahora que tiene cinco no concibo el llevarlo separado de mí. Voy con él sobre mi pecho, la cadera o la espalda tanto en casa como fuera. Me ha costado aprender a usarlo pero los videos de la red canguro has sido muy útiles.Me encanta ser una mamá canguro
El generalizar, en cualquier parcela, nunca me ha parecido bien. Es decir, asegurar que los niños que se portean son más felices, me parece demasiado atrevido. ¿Qué pasa con el resto?? ¿Son infelices?? Yo soy madre de 3 niños y sólo la última la he porteado, sobre todo por mi comodidad de poder manejar a los tres. ¿será casualidad que es la más tímida de los tres y la menos atrevida?? Ya tiene 26 meses y todo lo tiene q hacer pegada a mi, mientras que mis otros dos hijos (4 y 6 años) son totalmente autónomos. Estas afirmaciones creo que hay que tener en cuenta quiénes las hacen y si detrás se mueve algún otro tipo de beneficio.
Mejor así que en los puñeteros carritos que estrechan el paso a la gente, que golpean las piernas de las ancianas, que se te caen encima en los buses y que cuando los ves cargando "craturas" de tres, cuatro, cinco, seis y hasta siete años te da una grima insoportable y te hace pensar que Wall-E no solo es profética en cuanto cómo vamos a dejar la Tierra sino que también acertará en que los humanos seremos bolas de grasa incapaces de caminar.
Qué blog tan memo...no me imagino a mi madre o a mi abuela diciendo semejantes bobadas.
Francamente, no creo que un niño "porteado" sea más ni menos feliz que uno "carriteado". Los que sí puede que sean más felices son los porteadores. Lo digo por propia experiencia: mi hijo, mientras tenía un tamaño versátil, alternaba el carrito y la mochila según fueran las necesidades. Cuando tocaba mochila yo me sentía el padrazo más padrazo, pero él disfrutaba igual de los paseos fuera cual fuera el medio de transporte. Ahora que ya es mayorcito puede ir caminando o en la silla, pero con frecuencia recupero aquella sensación gloriosa llevándolo en los hombros. ¿Son más felices los niños que van en hombros?Sin ánimo de faltar al respeto a nadie, a mí este tipo de asociaciones me parecen un poco fundamentalistas. El cariño no sólo se trasmite por el contacto físico, y al mismo tiempo el contacto físico no tiene por qué suponer la mejor muestra posible de cariño. También me parece un insulto a la paternidad el decir que el contacto que facilita el desarrollo físico y emocional es, sobre todo, el de las madres, como afirma la señora Hervada. ¿Son secundarios el cariño y el contacto del padre? Seguramente mi bisabuelo pensaría que sí, allá por el siglo XIX, pero espero que mi hijo piense como un ciudadano del XXI.Por otro lado, un conocimiento ligerísimo de las diferencias entre las grandes culturas del mundo nos enseña que no es la sociedad occidental la que fomenta la separación, pues el contacto físico, incluso entre familiares, está mucho peor visto en las sociedades orientales. Desde luego, las culturas mediterráneas no se caracterizan por que se deje correr el aire, sino más bien por todo lo contrario.En fin, estos medios de transporte son muy prácticos y ya está. Lo de estar cerquita de los besitos es precioso, pero no deja de ser un mero gesto de tiernísima egolatría que nos reconforta más a los padres (y las madres) que al bebé.
A Jaime Brendano: sin ánimo de crear polémicas absurdas pero al hilo de lo que has comentado, creo sinceramente que sí, que el papel paterno es absolutamente secundario. Y no lo afirmo en calidad de madre lesbiana sino como antropóloga y observadora de lo que me rodea. Es fácilmente comprobable que en la mayoría de las especies el contacto madre-hijo es fundamental mientras que casi nunca está ni definido el papel del padre excepto por la copulación. El papel tradicional del padre como figurar exterior tú mismo lo mencionas, y no es algo del siglo XIX ni XXI; es la biología. No en vano en estos tiempos se está intentando por parte de los varones redescubrir cuál es en realidad su papel en la perpetuación de la especie porque se está viendo claro que ni es el tradicional ni el que están queriendo imponer algunos y en poco tiempo será posible que dos personas conciban un hijo en común sin necesidad de la intermediación del varón. Perdón por la clase involuntaria.
Ya empezamos con los extremismos: o 100% carrito o 100% "mochila". Ni lo uno ni lo otro. Soy fisioterapeuta y trabajo con bebés y mi postura es que "todo vale con moderación" (excepto los taca-taca - andadores, que ni con moderación). No es bueno llevar al niño todo el día en una mochila, primero porque coartas su libertad de movimientos espontáneos y limitas la información que les llega del exterior (visual, táctil, incluso auditiva) ya que aunque es MUY POSITIVO en contacto físico directo con la madre, oír sus latidos y respiración y un sinfín de cosas más, debe recibir otros estímulos ajenos a la madre /padre, naturales y cotidianos. La segunda razón es la salud vertebral del porteador (madre o padre): por muy ergonómicos que sean, es un peso que altera nuestro centro de gravedad, nuestra postura y nuestro reparto de cargas. Concusión: lumbargias, dorsalgias y demás "algias". Los bebés deben estar en todas las posturas que se nos ocurran: cada una durante un tiempo prudencial: dormir boca arriba, jugar boca abajo, rodar de lado, poner los pies para arriba, hacerse "una pelota"...en resumen EXPERIMENTAR. Las mochilas son muy positivas, como todo, con moderación y haciendo buen uso de ellas, como de los capazos, huevitos, carricoches y demás.
A A. Perelló:La mayoría de las especies no comen paella.Aparte de la broma, me parece que, además de como antropóloga, hablas como madre lesbiana (situación familiar que admiro, dicho sea de paso, aunque no sea muy común entre la mayoría de las especies). En el hipotético caso de que fueras un padre homosexual, probablemente pensarías que el papel de la madre es secundario. Tampoco tendrías razón.En cualquier caso, me asombra que cualquier persona, hombre, mujer, homo, hetero, alta o baja, pueda pensar que su amor por sus hijos es más importante que mi amor por el mío.
No voy a entrar en polémicas, pero a la señorta Perelló le quiero hacer notar que reducir a los padres a una sustituible maquina inseminadora es solamente la contraparte vengativa a la tampoco deseable situación de reducir a las madres a amamantadoras (y limpiadoras y "descanso del guerrero", además, como han sido relegadas hasta ahora). Su vision es tan estrafalaria como la que cito, por mucho que haga referencia a algún estudio supuestamente cientifico (Cita el contacto madre-hijo, pero ¿en que parte del estudio se demuestra que la relación está basada en que el especimen adulto sea una hembra emparentada geneticamente con la cria?Si lo importante es el contacto y el cariño, como ya apuntaban los experimentos de Harlow ¿de donde se induce la eliminación del varón de la ecuación?¿está insinuando que una pareja homosexual de varones no es válida para criar a un hijo?) En fin. Un troll con estudios.Por otra parte ( soy padre de dos crios y con una profesión relacionada con el marketing) es curioso constatar como, de todos los targets posibles que un mercado tiene, el de padres primerizos es el más vulnerable a cualquier invención y el más susceptible a gastarse su dinero en necesidades supuestas tan solo para curarse en salud ante posibles riesgos descubiertos, inventados o magnificados por un avispado publicista.
"No lo cojas tanto que se va a acostumbrar"... "Tiene que dormir solo que luego no lo podrás sacar de tu cama.... " Vale y ahora vamos a pensar en los adultos. ¡Ay no le des la mano a tu pareja tanto que se va a acostumbrar!, ¡no durmáis juntos....! ¡Qué curioso! esto de los adultos no lo he oído nunca. ¿No se habrán inventado todas estas teorías una panda de "DRs Estiviles" resentidos y muertos de celos? Mmmm... Habrá que investigar si son más hombres o más madres todos los que han inventado esas patrañas. A los niños, se les coge y se les quiere y se les da ternura y cuando se sienten seguros, maduros y queridos se convierten en personas adultas y pueden andar solos por el mundo, en coche o en bici o en lo que más les guste...
Como siempre creo que los extremos no son buenos. Personalmente, creo que llevar a un niño cargado constantemente y durante todo el día no puede ser bueno, que pensará el niño cuando la madre tenga que trabajar, y no lo pueda llevar cargado todo el día, se traumatizara?? y cuando el niño pese 15kg, la madre tenga una lesión de espalda monumental y el niño tenga una perrera por que quiera que su mami le coja en brazos???Los niños tb deben aprender a ser independientes.Por ultimo decir, que me parece increíble eso de que los padre tienen un papel SECUNDARIO, donde vamos a llegar!! está claro que las madres llevamos 9 meses dentro a nuestros hijos, y tenemos un vinculo especial, pero sin padres NO HABRÍA NIÑOS!! son tan importantes como nosotras y creo que a los niños así deberíamos hacérselo ver.un saludo
A A. Perelló: sin ánimo de crear polémicas absurdas pero al hilo de lo que has comentado, creo sinceramente que sí, que el cerebro de las personas que piensan como tú es absolutamente cuaternario. Y no lo afirmo en calidad de padre inseminador sino como persona con sentido común y observador de lo que me rodea. Es fácilmente comprobable que en la mayoría de las especies el contacto madre-padre-hij@ es fundamental mientras que casi nunca está ni definido el papel de las personas con pensamientos cuaternarios excepto por la misandria (o misoginia en el caso de los varones). El papel tradicional de las personas con pensamientos cuaternarios como figura exterior tú misma lo mencionas, y no es algo del siglo XIX ni XXI; es la psicopatología. No en vano en estos tiempos se está intentando por parte de los personas con pensamientos cuaternarios redescubrir cuál es en realidad su papel en la perpetuación de la especie porque se está viendo claro que ni es el tradicional ni el que están queriendo imponer algunos y en poco tiempo será posible que dos personas conciban un hijo en común sin la necesidad de escuchar los estúpidos comentarios de las personas con pensamientos cuaternarios. Perdón por la clase involuntaria.
A. Perello, me parece muy bien que seas antropologa y lesbiana como bien nos has hecho saber, pero decir que el papel del padre es secundario y es un mero inseminador es que me da la risa.... creo que tienen razon por ahi, hablas mas como lesbiana que como antropologa. Soy madre (hetero, que por lo visto es importante ponerlo) y mi marido aparte de copulador nato participa y mucho en la crianza de su hija, aparte de usar el fular para portearla, la baña, la viste, juega con ella, la mima, la adora..... lo unico que no hace es amamantarla, porque la naturaleza tetas no les ha dado a los hombres de momento. Comentarios como el tuyo me parecen francamante retrogados.
Por favor, un poco de moderación. Una opinión equivocada puede dar origen a un debate constructivo, pero no debe generar excusas para proferir insultos. Sí a la controversia. No al mal rollo. Por un mundo sano para nuestros hijos, ya que el nuestro no tiene arreglo.Y perdón por la clase, totalmente voluntaria, de educación para la ciudadanía.
Yo lo tengo claro. Mi hija nacio prematuramente, con poco mas e un kilo de peso a las 28 semanas de gestación, algo menos de 7 meses.Obviamente gracias a los avances tecnologicos, incubadora sagrada, salió adelante sin problemas aparentes, de momento pues solo cuenta con 3 años de vida.Mientras estaba en la incubadora, su ritmo cardiaco, respiraciones, saturaciones de O2 en sangre, y algunos datos que la maquina a la que estuvo conectada durante 2 meses monitorizaba constantemente era bastante irregulares.Se practica una tecnica, nada revolucionaria ni tecnologica, denominada "tecnica canguro" que consiste en que sacan al bebé de su incubadora salvadora y la colocan, piel con piel, con la madre o el padre. Es increible, pero en escasos minutos su pequeño corazon, sus pulmones dejan ese funcionar erratico y entran en una coordinación tal que es como si de golpe volvieran a estar donde se supone que no deberían haber salido: el vientre materno.Yo si creo que esos niños son mas felices, sobre todo mas seguros y tranquilos.
Yo tambien soy mama canguro!!!y encantada de tener a mi hija cerquita de mi, sentir su respiracion, su olor, poder tocarla, besarla y esa sonrisa con la teta en la boca....yo no se si será mas feliz o no, pero yo si que lo soy teniendola a ella cerquita de mi y eso lo nota...ademas le tiene q gustar porque ve los "trapos" y se vuelve loca
Llevar al niño colgando en una mochila, me parece malo para su espalda: sí, es muy flexible; sí, es muy cómodo. Pero por algo pasamos por el trance de ser "homo erectus". Las mochilas, creo personalmente que no son buenas. Ahora, los brazos, SÍ, SÍ, SÍ. Y cuando tienen algunos meses o años (la mía tiene dos), no hay nada mejor que tumbarte con ellos encima. Disfrutan, y te hacen sentir como los documentales de naturaleza. Su forma de andar, de sentarse, de comer, no es la tuya y están cómodos con tal de estar contigo. Ahora, las mochilas no. Al fin y al cabo, no somos marsupiales, no???. Sólo en el mundo animal, los simios son capaces de llevarlos alegremente colgados del cuello o a horcajadas. También podríamos imitar a la mosca del vinagre, cuyo ADN es más parecido al nuestro- y poner huevos. Con un buen amigo no lo acogemos en bandolera sino que le damos un abrazo, así que sentido común. Y sí mucho brazo, por lo que de acogedor conlleva.
Totalmente decuardo con Carmelilla excepto en una cosa, los hombre sí que tienen glándulas mamarias, y con la estimulación adecuada pueden producir "leche paterna" no puede sustuituir a la materna pero puede ser un complemento alimentario para el crío. Ha sido objeto de muchos estudios últimamente, yo amamanto perfectamente a mi nena y nunca lo hemos puesto en práctica, creo que es la única cosa en la que el padre no participa y yo me siento muy feliz alimentándola.
Se me olvidaba, el porteo una maravilla, al principio nos costó un poco pero ahora no lo cambio por nada del mundo. Sin ser radical, alguna vez si me apetece lo meto en el carrito, pero sorprendentemente para mi, son muy pocas. Si lo hubiese sabido hubiese comprado un carrito mucho más barato porque para el uso que le doy...
Mi hijo cumplirá 20 años el próximo febrero, cuando nació su padre se compró una mochila y siempre que podía lo llevaba pegado a él, también dormían la siesta pecho contra pecho. Por supuesto era un niño feliz, lo sigue siendo y además su padre también lo era "lo he criado a mis pechos". Viva el contacto de padres e hijos.
A. Perelló parece que ha metido el dedo en la llaga al afirmar que el papel del padre en la crianza es secundario respecto del de la madre.Pero, ¿qué es la crianza? ¿cuándo empieza y cuándo acaba?si de lo que hablamos es de aportar la leche materna al amamantar y darle al bebé las primeras nociones de seguridad, apego y confianza, pues efectivamente el papel del padre es secundario (o terciario, etc).El problema viene después, a partir del año de vida más o menos, que es cuando normalmente se destetan (curioso verbo).El padre (aunque deberíamos mejor decir la pareja que no amamanta, que también puede ser mujer) ayuda y presta una colaboración sin la cual a una sola mujer en estado amamantador le resultaría muy difícil realizar todas las actividades diarias (dormir suficiente, buscar alimento a otros miembros de la prole, etc, etc). Además, como pareja que es puede proporcionar estabilidad emocional a la madre amamantadora (difícilmente ésta puede transmitir algo que no tiene).O sea que sí, que nuestro papel es secundario, pero hay secundarios de lujo, y secundarios piltrafas. Las cosas como son.
Ah!, y respecto de lo del carro y el pañuelo. Pues va en gustos, pesos y espaldas. Poner todos los huevos del equilibrio emocional de nuestros hijos en el cesto del pañuelo o el carro es absurdo. Si porque creas que yendo con tu hijo en brazos a todos los sitios vas a ser mejor educador y luego eso te genera una ciática de no te menees o le vas a estar tirando encima las cervezas o los cafés que te puedas tomar, pues qué quieres que te diga... no hay que desvariar.Hay sitios en que es más cómoda la mochila o el pañuelo, y otros sitios en que lo que mola es el carrito. Lo que sí es bueno es probarlo todo.Saludos,
Yo soy mamá canguro y orgullosa de serlo, pero también uso el carro en según qué circunstancias. No saquemos las cosas de madre, RC no pretende prohibir el uso de los carritos ni está diciendo que sean malos, simplemente pretende dar a conocer otra opción de crianza y cada cual, con la información recibida, puede hacer lo que quiera: la usa y se convierte en canguro, la usa y alterna los portabebés con los carros o la rechaza y sigue con el carro. Cada cual que siga sus preferencias, que todo es respetable.Yo cangureo por necesidad, hacer dos viajes diarios en metro con el carro es para volverse loca. Además, el trayecto es mucho más agradable si la llevo encima mío y cantamos, jugamos, nos damos besitos, que si ella está en su carro y yo de pie o sentada a su lado. Para el resto de momentos, cangureo o uso el carro según la necesidad que tenga.¿Son más felices o no? Pues sinceramente, por lo menos durante el trayecto del metro mi hija es más feliz si vamos con el fular o el mei. Yo también opino que portear y tenerles cerca les da confianza y seguridad y que en el futuro les dará más independencia, pero está claro que no deben pasar todo el día en el fular, nadie dice que deba ser así, los niños tienen que jugar en el suelo, aprender a rodar, practicar para aprender a sentarse, luego aprender a gatear y luego aprender a andar.
Soy mexicana y en mi país generalmente usamos el rebozo, aqui en España mi suegra no lo ve nada normal, pero yo hago oídos sordos y sigo con mi rebozo. Ahora tengo mi cangurera (como llamamos la mochila ergonómica) y utilizo ambas. En la región que vivo en España, te ven como bicho raro si llevas la mochila..... pero bueno lo principal es que yo soy feliz y mi hija también.