Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero se reúne con Urkullu y el 'lehendakari' para coordinarse frente a ETA

Una de las claves de la política antiterrorista del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es mantener la unidad de los partidos democráticos. Con ese objetivo y el de analizar y coordinar su posición ante el escenario creado tras el comunicado de ETA, del pasado lunes, se reunió hoy en La Moncloa con el lehendakari, Patxi López, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu.

No fue un encuentro conjunto. Con López almorzó y con Urkullu cenó. A López le acompañó el consejero del Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, y a Zapatero el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero la cuestión de fondo fue la misma, cómo afrontar la etapa terminal de ETA, tras el comunicado del pasado lunes, aunque con Urkullu abordó, también,

Zapatero coincidió con López y Urkullu en que el comunicado de ETA es "un avance" hacia el final del terrorismo, pero "insuficiente". Básicamente porque no declara el final definitivo de ETA y porque, además, lo condiciona al cumplimiento de requisitos políticos, como el derecho a la autodeterminación y la territorialidad.

Su conclusión común fue que ETA es la que impide avanzar a Batasuna en su objetivo de participar en las instituciones políticas con la presentación en las elecciones municipales de junio. La sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, de junio de 2009, que identifica a Batasuna con ETA, obliga a la izquierda abertzale o a romper con la banda o a convencerle para que explicite el final del terrorismo.

Para los reunidos, el comunicado de ETA del lunes no supera estos requisitos por lo que seguirán presionando a Batasuna hasta que de ese paso.

La izquierda abertzale estaba esperando que ETA publicara su comunicado de anuncio de alto el fuego permanente, general y verificable para iniciar su campaña por la legalización para poder concurrir a las elecciones municipales y forales del 22 de mayo. Su principal líder, Arnaldo Otegi, marcó ayer, en una entrevista desde la cárcel, sus pautas al calificar de "fundamental" su presencia en las próximas elecciones para "avanzar en una solución irreversible al conflicto vasco".

Las reuniones de Zapatero se celebraron el mismo día en que se rendía en La Moncloa un homenaje a las víctimas del terrorismo pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.