Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la nadadora centenaria Rosa Sellarés

Aprendió a nadar a los 60 años y poseía más de una decena de récords mundiales en la categoría máster

La nadadora Rosa Sellarès, poseedora de varios récords de natación en la categoría máster, murió el pasado jueves en Navàs (Barcelona), su población natal, dos días antes de cumplir los 101 años. Esta mañana se ha oficiado el funeral en la iglesia parroquial Sagrada Familia de Navàs.

Rosa Sellarés, que nació el 8 de enero de 1910, aprendió a nadar a los 60 años cuando se construyó una piscina en Navàs. Era el mismo año en que se jubiló anticipadamente después de haber trabajado toda su vida laboral como tejedora en una fábrica de confección textil aceptando todas las horas extras que le ofrecían y trabajando los sábados para contribuir a la economía familiar y poder pagar la educación de sus tres hijos.

Hace una década llamó la atención de toda España al convertirse, en marzo de 2001 y con 91 años, en la nadadora más veterana. Poseía ya 11 récords mundiales, 26 de Europa así como tres medallas de bronce y dos de oro cuando en el 11 de enero del año pasado estableció, dos días después de cumplir 100 años, la plusmarca mundial en su categoría en la especialidad de 50 metros espalda con un tiempo de 3:53:60.

Sellarés era la nadadora federada de mayor edad de la Federación Catalana de Natación y además de entrenar diariamente a menudo salía a pasear, llegando incluso a recorrer en un día 25 o 30 kilómetros, y en otoño solía ir a buscar setas al bosque. "Lo que no habría hecho nunca al jubilarme es sentarme a hacer calceta, como algunas amigas, pero es que están muy cascadas", contó en una entrevista que publicó EL PAÍS en 2001 en el semanal el EP[S]

El Ayuntamiento de Navàs ha descartado un rendirle homenaje póstumo ya que celebró un acto en su honor con motivo de su centenario el año pasado, en el que Rosa Sellarès batió el récord de 50 metros espalda en la categoría de 100-104 años.