Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xavier Crespo sustituirá a Joan Delort al frente de la secretaria de Seguridad

El consejero de Interior Felip Puig mantendrá como asesor temporal al director de la policía autonómica

El consejero de Interior, Felip Puig, ha situado al alcalde de Lloret de Mar (Girona), Xavier Crespo, que abanderó el malestar gerundense tras el colapso por la histórica nevada del pasado 8 de marzo, como nuevo secretario de Seguridad, aunque mantendrá temporalmente a Joan Delort como asesor directo.

Puig ha anunciado que Crespo le acompañará como número tres del departamento, aunque, a diferencia de lo que ocurría con Delort, se limitará a ser secretario de Seguridad, ya que no compaginará este cargo con el de director de la policía.

De esta forma, la cúpula política de Interior estará integrada por Felip Puig como consejero, Xavier Gibert como secretario general y Xavier Crespo como secretario de Seguridad, a la espera de que en los próximos días se concreten los nombramientos pendientes en Tráfico, Emergencias, Protección Civil y Policía.

Abaderado del malestar contra las eléctricas

Crespo, alcalde de Lloret de mar desde 2003, abanderó el malestar de los municipios de Girona contra las eléctricas y la actuación precisamente del departamento de Interior tras la histórica nevada del pasado 8 de marzo, que dejó sin luz y teléfono a mucho municipios y cortó carreteras y el tráfico ferroviario.

El consejero ha definido a Crespo como "uno de los mejores alcaldes de nuestro país", ha apuntado que goza de toda su confianza profesional y política y ha señalado que, pese a ser médico, está familiarizado con los sistemas de emergencias a nivel público y privado. En cualquier caso, ha confirmado que no le otorgará las competencias como nuevo director de la policía, cargo que en los últimos dos años ocupó el secretario de Seguridad, Joan Delort, que acumuló ambas responsablidades por encargo de Joan Saura tras el cese de Rafael Olmos a raíz de las cargas policiales contra estudiantes anti-Bolonia.

Como ya hizo el pasado sábado en su primer acto público como consejero, Puig ha elogiado la labor de Delort en Interior y ha anunciado que de forma temporal seguirá adscrito al departamento como asesor del consejero, para culminar el traspaso de poderes y garantizar la "continuidad" de la institución.

Desde 2001 en Interior

Puig ha aclarado no obstante que, en su nueva función temporal, Delort no tendrá ninguna capacidad de mando sobre la policía. En cualquier caso, le ha agradecido su trabajo positivo y ha apuntado incluso, en una velada crítica al ex consejero Joan Saura, que Delort tuvo que asumir en los últimos años tareas que iban más allá de las que tendría que haber asumido y afrontar "circunstancias difíciles".

A lo largo de la última legislatura, Delort mantuvo varios roces internos con el ex secretario general, Joan Boada, y se desmarcó de algunas de las medidas más controvertidas impulsadas por el consejero Joan Saura sobre el cuerpo de los Mossos d'Esquadra, que precisamente ahora Felip Puig quiere revisar o incluso derogar.

Joan Delort entró en la consejería de Interior en el año 2001 de la mano del convergente Xavier Pomés, para hacerse cargo del Servicio Catalán del Tráfico, y se mantuvo en el cargo en 2002, cuando el presidente Jordi Pujol nombró como consejera de Interior y Justicia a la democristiana Núria de Gispert. Con la llegada en 2003 del tripartito a la Generalitat, Delort ascendió a secretario de Seguridad con la socialista Montserrat Tura, y posteriormente, en 2007, el ecosocialista Joan Saura le mantuvo en el cargo y además le nombró jefe de la policía catalana, tras el cese de Rafael Olmos.