Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas, investido presidente con la abstención del PSC

"Quiero ser un presidente útil, honesto, leal y enamorado de su país", ha dicho el líder de CiU.- También ha agradecido a Montilla su "alto sentido institucional"

Artur Mas ha sido investido presidente de la Generalitat este mediodía con los votos de Convergència i Unió y la abstención del Partit dels Socialistes de Catalunya. Mas ha sido investido en segunda vuelta por 62 votos a favor, 45 en contra y 28 abstenciones. Nada más conocerse el resultado de la votación Mas ha saludado al conjunto de la Cámara y al presidente de la Generalitat en funciones, José Montilla.

La investidura ha sido posible gracias al acuerdo entre CiU y PSC alcanzado ayer y que garantiza protagonismo para el PSC en los grandes acuerdos que deban tomarse esta legislatura. Mas ha deseado en su primera intervención que se siente "honrado" por la responsabilidad que recibe y le agradeció al ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol la confianza "inicial" que le otorgó en su día para sucederle al frente de CiU pese a ser un persona "poco conocido" y "discutida".

En un breve discurso, Mas también ha tenido unas palabras de elogio de Pasqual Maragall, el presidente padre del Estatuto, y ha hecho especial mención de José Montilla, a quien ha agradecido su "alto sentido institucional" en todo este proceso además de subrayar que ha realizado el traspaso de "forma ejemplar". "Hemos tenido una relación personal más fluida de lo que pueda parecer. Nos hemos visto más veces de las que se ha sabido y eso nos ha permitido pactar grandes temas de país", ha dicho. Tras repetir que se siente solo un servidor y no un salvador de Cataluña, ha acabado afirmando. "Quiero ser un presidente útil, honesto, leal y enamorado de su país. Y espero que al 130 presidente o presidenta, le dejemos un buen legado".

El líder de Convergència i Unió (CiU) ha detallado esta mañana en el hemiciclo del Parlamento el acuerdo que ha alcanzado con el PSC. "No es un acuerdo de gobernabilidad y no garantiza la estabilidad para estos cuatro años", ha matizado Mas, que ha abierto el pacto a otras formaciones políticas.

Antes del debate, el protocolo ha sido firmado por los representantes de los dos partidos. Por lado de CiU, lo han suscrito el propio Artur Mas; el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida; Felip Puig, secretario general adjunto, y los portavoces parlamentarios Oriol Pujol y Josep Maria Pelegrí. Y, por parte de PSC, Joaquim Nadal, actual jefe de filas del PSC, y los portavoces Laia Bonet y Xavier Sabaté.

Facilitar la investidura sí, pero nada más. El presidente del grupo parlamentario socialista, Joaquim Nadal, ha defendido que es simplemente un acuerdo de investidura, no de estabilidad parlamentaria. "Le siguen faltando seis diputados para tener estabilidad parlamentaria". Nadal ha asegurado que lo han firmado en beneficio "de Cataluña" y no para "ayudar" a Artur Mas o a a Convergència i Unió. Nadal ha añadido que los socialistas "han leído los resultados electorales" y que actúan en consecuencia.

Nadal sí ha marcado una línea roja a Artur Mas. La "transición nacional" que propone Convergència i Unió en el marco del "derecho a decidir" no tiene lugar, ha dejado claro el presidente del grupo socialista. "No se trata de hacer una transición nacional" sino de profundizar en el autogobierno y recuperar las partes amputadas del Estatuto.

En su contrarréplica Artur Mas le ha agradecido la colaboración pero ha dejado claro que no renuncia a sus postulados. "Si hace falta que nos quedemos en minoría en algunos momentos para defender nuestros objetivos de país lo haremos". Para ello le ha pedido a los socialistas que no prejuzguen nada y que "escuchen". Nadal, desde el escaño, se ha comprometido a hacerlo, pero le ha pedido reciprocidad. "Espero que estos siete años en la oposición hayan servido como mínimo para que CiU escuche más".

Por su parte, el Partido Popular ha reprochado a Convergència i Unió que, pese a haber ganado las elecciones gracias a la idea del cambio, haya acabado pactando con el principal partido del anterior Gobierno. "Hoy usted será presidente de la Generalitat gracias al partido que ha estado gobernando hasta ahora, del eje vertebrador del tripartito", ha dicho la presidenta de los populares, Alicia Sánchez-Camacho. "Reconozco la habilidad de los socialistas", ha dicho, pero ha criticado al presidenciable Mas por "iniciar una nueva etapa de la mano de los socialistas".

La líder de los populares también ha expresado que no se fía de la garantía de CiU y PSC de que el suyo no será un pacto de gobernabilidad. "Muchas de las cuestiones de las que hablan suponen acuerdos permanentes de legislatura". "Nadal le ayuda hoy más que nadie", y ha finalizado: "Créame que no le hubiera faltado el apoyo institucional".

El documento firmado

El documento es todo un ejercicio de entente cordiale: contempla aspectos que son sagrados para ambas formaciones y a la vez establece que las grandes cuestiones se decidirán "desde el consenso" entre convergentes y socialistas. En el texto destaca el apartado que fija que cualquier "reforma del marco estatutario y constitucional se planteará, si se tercia, desde el consenso, como mínimo de las dos formaciones políticas". Una clara referencia, sin nombrarla, a la "transición nacional" de Cataluña que propugnó el lunes Artur Mas y que tiene como principal objetivo un pacto fiscal inspirado en el concierto vasco.

En el capítulo de la "representación institucional", el pacto también asegura "la presencia de la oposición en los mecanismos bilaterales de negociación" entre el Gobierno central y la Generalitat. Este era un punto fundamental para el PSC, como lo es la celebración de una cumbre sobre la crisis económica, aspecto que también prevé el pacto. Otros apartados en los que el acuerdo contempla el consenso son, por ejemplo, la eventual revisión de los pactos nacionales por la vivienda o las infraestructuras, la tramitación de la Ley de Finanzas Locales o la reforma de la Ley de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, el organismo que gestiona la radio y televisión públicas.

Acuerdo para facilitar la investidura de Artur Mas

- 1. Concertación social y la lucha contra la crisis:

- En el marco de la Cumbre sobre la Crisis Económica, desarrollar el Acuerdo Estratégico para la internacionalización, la calidad de la ocupación y la competitividad de la economía catalana, adaptándola a la fase actual de la crisis y asegurando el seguimiento parlamentario de sus tareas.

- Estimular la actividad emprendedora e innovadora, a través de la mejora de la conexión entre desarrollo y la aplicación empresarial de sus resultados.

- Simplificar los trámites para la creación y ampliación de actividades económicas.

- Incrementar el papel del Instituto Catalán de Finanzas para mejorar el crédito a las empresas y a los autónomos.

- 2. Políticas sociales y de familia:- Preservar el modelo sanitario catalán, con garantía del servicio público.

- Preservar el modelo educativo catalán y el modelo lingüístico de la escuela catalana.

- Crear el Consejo Asesor de Politicas Sociales y de Familia.

- Continuar asegurando las plantillas de maestros, Mossos d'Esquadra, médicos y personal sanitario.

- 3. Representación institucional:

- Asegurar la presencia de la oposición en los mecanismos bilaterales de la negociación Estado-Generalitat.

- Las reformas del marco constitucional y estatutario se plantearán, si se tercia, desde el consenso, como mínimo de CiU y PSC.

- 4. Concertación social, política e institucional:

- Asegurar la vigencia del Pacto Nacional para el Desarrollo y la Innovación, y del Pacto Nacional para la Inmigración. En el supuesto que se impulse la revisión del Pacto Nacional para la Vivienda y del Pacto Nacional para las Infraestructuras, se hará con el consenso como mínimo de CiU y PSC.

- Mantener el espíritu de colaboración y cooperación con el mundo local catalán.

- Incrementar progresivamente el compromiso económico con los Ayuntamientos de Cataluña.

- Iniciar la tramitación parlamentaria de la Ley de Finanzas Locales en 2011, desde el consenso, como mínimo entre CiU y PSC.

- Impulsar el Área Metropolitana de Barcelona después de las municipales.

-5. Transparencia y democracia:

- Acordar la Ley Electoral de Cataluña.

- La posible reforma de la Ley de la CCMA se planteará desde el consenso.

- Mejorar los mecanismos para garantizar la transparencia en la actuación de los cargos públicos.

El heterogéneo bloque del no

Ademásdel Partido Popular, otros cuatro partidos han votado que no a la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, por motivos bien diferentes. El modelo económico de CiU es un obstáculo para Iniciativa; Esquerra no ha llegado a un acuerdo por tres detalles; Solidaritat Catalana no piensa en otra cosa que la independencia, y considera a Mas un autonomista; y Ciutadans, justo al contrario, cree que es insumiso con las leyes.

La posición e ICV-EUiA era clara desde el principio. La ha resumido así Joan Herrera: "ICV y CiU tenemos posiciones diferentes. Votaremos que no por coherencia", ha dicho, y valoró el papel que tendrá su formación en esta legislatura: "En este Parlament hace falta una voz de izquierdas y ecologistas", ha sentenciado Herrera, que ha lanzado dardos al PSC por facilitar la investidura de Mas. El debate ha sido menos tenso que el del primer día, pero a ICV y a CiU les alejan postulados económicos irreconciliables. Eso sí, Herrera se ha ofrecido a acompañar a CiU para ampliar el autogobierno catalán.

ERC ha titubeado hasta última hora. Puigcercós se ha presentado en el estrado con las tres propuestas que, según ERC, CiU rechazó ayer en las negociaciones previas a la investidura: una comisión para hablar del concierto económico, una ley de la transparencia y el desarrollo de la la ley del Cine. Mas se lo ha puesto en bandeja: ha asegurado que solo había matices que los separaban, problemas de concreción. Pero Puigcercós no ha recogido el guante. "Estamos de acuerdo en el qué. Pero yo quiero el cómo, concreción". Es decir, un 'no' hoy pero "actitud constructiva" a partir de mañana.

El debate se ha animado con el grupo mixto. Joan Laporta, de Solidaritat Catalana per la Independència, no ha defraudado: ha asegurado que a Mas le falta "liderazgo" y que es un "derrotista" por no ir hacia la independencia. Incluso ha asegurado que Mas es corresponsable de la crisis económica. El candidato a la investidura no se ha acobardado: le ha respondido que el liderazgo lo deciden "las urnas" y que prefiere "tener los pies en el suelo y no levitar". Albert Rivera, de Ciutadans, se ha crecido con la sentencia del Tribunal Supremo. Ha conminado a Mas a "acatar" la sentencia sobre la inmersión lingüística y ha insinuado que, si no cumple con el fallo, lo llevará a los tribunales por desacato. "La escuela, en Cataluña, debe ser catalana", le ha respondido un Mas que cree que la sentencia avala el modelo de inmersión lingüística.

Más información