Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael Douglas confiesa su "infierno" con el cáncer

El actor afirma que el tumor que le fue diagnosticado en agosto le ha hecho descubrir "lo que es la familia"

El actor Michael Douglas ha dicho en una entrevista publicada por The Hollywood Reporter que el tratamiento contra el cáncer que padece ha sido un "infierno", aunque su enfermedad le ha hecho descubrir "lo que es la familia".

A Douglas, de 66 años, le fue diagnosticado en agosto un tumor maligno en la garganta que se encontraba en fase 4, aunque no había hecho metástass. Desde entonces se ha sometido a 3 sesiones de quimioterapia y a 7 semanas de radiación, "el máximo en ese período de tiempo", según palabras del actor, que ha calificado la experiencia como de un "infierno".

A lo agresivo del proceso médico, Douglas sumó su frustración por la intensiva presencia de paparazzi en los alrededores de su casa en Nueva York, lo que le llevó a tomar la decisión de privarse de sus habituales paseos y encerrarse en casa para proteger su intimidad.

En los últimos meses, los tabloides han seguido los pasos del intérprete buscando instantáneas en las que se le pudiera ver debilitado por el cáncer y el tratamiento, y Douglas ha sido protagonista de portadas de publicaciones como National Enquirer, donde se ha llegado a decir que estaba al borde de la muerte.

"No leo ese tipo de cosas digan lo que digan", comentó la actriz y esposa de Douglas, Catherine Zeta-Jones. "Lo que sí me afecta es el hecho de que Michael esté secuestrado en el apartamento. Pero ahora mismo él está en una curva ascendente", añadió Zeta-Jones.

El reportero que realizó la entrevista, Stephen Galloway, retrata a un Douglas con buen aspecto y "muy vivo", que estuvo animoso durante la hora y media que duró la conversación.

Los doctores del centro oncológico neoyorquino Sloan-Kettering le explicaron al actor que tenía un 80 por ciento de posibilidades de recuperarse del cáncer, y en enero le someterán a nuevas pruebas para comprobar que el tumor ha sido eliminado por completo.

Ganador de un Oscar por Wall Street (1987), Douglas ha confesado que su situación le había hecho "tomar cierta perspectiva sobre la mortaliad", aunque ha preferido enfocar su batalla contra el cáncer como una "enfermedad más de la que uno se cura, y no como un asunto de vida o muerte".