Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jáuregui abre la puerta a un pacto con CiU tras su victoria en las elecciones catalanas

El ministro de la Presidencia niega que la derrota del PSC anticipe la de Zapatero en 2012

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha asegurado este lunes que los socios "preferentes" del Gobierno para lo que queda de legislatura son los que han respaldado los Presupuestos Generales del Estado (PNV y CC), pero ha agregado que si CiU está "más predispuesta al entendimiento" tras su triunfo en las elecciones catalanas, "aprovecharemos esa oportunidad" para intentar ampliar consensos.

En todo caso, Jáuregui ha dejado claro que el Gobierno no está "en absoluto abierto" a la posibilidad de que esa colaboración sea a cambio de permitir a Cataluña un concierto económico similar al vasco, ya que hace menos de dos años que se aprobó el sistema de financiación "y no vamos a alterar ese modelo, lo digo con toda claridad".

Jáuregui, además, ha asegurado que las elecciones catalanas "son muy propias" y tienen "una singularidad muy grande", por lo que ha rechazado que la derrota socialista implique un cambio de cara a los comicios generales de 2012, donde "el ánimo electoral está por crear".

En una entrevista en Radio Euskadi, Jáuregui ha precisado que es el PSC el que tiene que decidir su propia estrategia tras las elecciones autonómicas en Cataluña, pero se ha mostrado convencido de que combinará la oposición a CiU con la colaboración "en los grandes temas" para contribuir a la superación de la crisis económica.

El ministro de la Presidencia ha reconocido abiertamente que CiU ha capitalizado la "gran pulsión de cambio" que había en Cataluña, en parte por el "agotamiento" del tripartito y en parte por el desgaste debido a la crisis económica y a las medidas de ajuste. Echando la vista atrás, ha concluido que el tripartito fue "una apuesta que no salió bien" porque las políticas de avance en Cataluña se han visto empañadas por un gobierno "relativamente incómodo" cuyas dificultades de "entendimiento interno" han aflorado con fuerza.

Jáuregui cree que el resultado permite a CiU gobernar en solitario y el PSC tendrá que centrar su estrategia en la labor de oposición pero sin ser ajeno a los esfuerzos necesarios para salir de la crisis.

La fase de reflexión de la que hablaba el PSC y el PSOE al conocer los resultados se abrirá tras las elecciones municipales del próximo año y culminará en el congreso del partido, en el que los socialistas catalanes deberán elegir a un nuevo primer secretario, tras el anuncio de José Montilla de que no concurrirá a la reelección.

En ese sentido, Jáuregui ha alabado el gesto "elegante, inteligente y prudente" de Montilla al lanzar ese anuncio pero sin "descabezar" el partido, de forma que propicia la renovación pero controlando el proceso.

A pesar de reconocer que en el PSC, como en muchos otros partidos, existen "muchas almas", en este caso sobre todo dos, una más catalanista y otra más cercana a los postulados del PSOE, Jáuregui no cree que tras esa reflexión una de ellas "se imponga" a la otra, porque sería contrario a la pluralidad interna que forma parte de su esencia.