Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta niega riesgo para el consumo porque la inspección se centra en el etiquetado del aceite

Facua pide que aclare las marcas fraudulentas. -La Administración regional declina dar nombres hasta que se obtengan los resultados definitivos

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha afirmado hoy que "no existe riesgo para el consumidor" en el presunto fraude en la comercialización del aceite de oliva porque las inspecciones están centradas en el etiquetado del producto en 25 establecimientos de Jaén y en otros 25 de Córdoba. Aún así, la asociación de consumidores Facua ha reclamado que se hagan públicas las marcas, una vez concluyan los análisis del aceite al considerar que se ha sembrado la sospecha sobre todo el sector", lo que provoca "el desconcierto" entre los usuarios. La consejera ha declinado dar una fecha para la finalización de los análisis.

Montero ha insistido en que los estudios están en fase preliminar por lo que no puede adelantar resultados ni nombres hasta que sean definitivos porque "sería una temeridad". La consejera ha destacado que la campaña de inspección afecta al aceite que se consume en la comunidad, es decir, el que se produce en España y en otros países, no solo en Andalucía. Sus declaraciones han chocado hoy con las palabras de la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, quien, tras negar que exista "un fraude masivo", ha afirmado que los 25 casos "no están verificados ni reconocidos por nadie".

Montero, sin embargo, ha confirmado que las inspecciones de la Dirección General de Consumo persiguen saber si el etiquetado del producto se corresponde con la composición, pero ha recalcado que "en modo alguno existen problemas ni para la seguridad del producto ni para la salud", porque de lo contrario, se habría retirado del mercado.

Denuncias de empresas

Según ha explicado, las denuncias de algunas empresas han provocado las inspecciones porque afirman que se están produciendo fraudes con el etiquetado. Y es que, según estas compañías, el precio del aceite de oliva virgen extra estaba "muy por debajo" de los precios de productos del mismo tipo. "En las denuncias se viene a plantear que hay algunas empresas que etiquetan este aceite como virgen extra con un precio que no puede ser competitivo, ya que la propia elaboración de este aceite está por encima de los precios -finales- en el mercado", ha confirmado a preguntas de los periodistas en Sevilla.

El secretario general de Facua-Andalucía, Rubén Sánchez, ha considerado que la falta de claridad "puede causar un enorme daño a todas aquellas marcas que cumplen con la legislación vigente". Sánchez ha remitido también sendos escritos solicitando esta información a las directoras generales de Consumo, Fátima Ramírez Cerrato, y de Industria y Calidad Agroalimentaria, Ana María Romero Obrero. También ha advertido que si se trata de estudios preliminares, "hay que ser responsables".