La norteamericana del Tiro de Línea murió asesinada de numerosas heridas de arma blanca

El acusado del crimen cortó la cabeza y un brazo para ocultar el cuerpo en una maleta.- Concluye la autopsia al cadáver de la mujer.

Laura Cerna, de 49 años, la mujer norteamericana asesinada el pasado 30 de agosto en el barrio sevillano del Tiro de Línea, falleció por numerosas heridas de arma blanca en la región torácica. Después, el presunto asesino separó la cabeza y un brazo para poder introducir el cuerpo en una maleta y deshacerse de ella en el río Guadalquvir. Son las conclusiones del informe definitivo de la autopsia entregado al Juzgado de Instrucción 18 de la capital andaluza.

El cadáver presenta numerosos golpes defensivos y una "etiología homicida clara".

El presunto autor del homicidio, Antonio Gordillo Sala, un camarero de 30 años, fue detenido el 9 de septiembre y llegó a declarar que la mujer se autolesionó cuando él, supuestamente, se negó a mantener relaciones sexuales, algo que descarta la autopsia. Según la versión del imputado, al darse cuenta de que la mujer no tenía pulso, el acusado se asustó y pensó que tenía que deshacerse del cuerpo, para lo que decidió meterlo en una maleta y arrojarlo al río Guadalquivir.

Más información
El acusado de matar y descuartizar a una norteamericana en Sevilla, imputado también de violación

Gordillo cumple prisión incondicional sin fianza. La familia, además de la muerte de Laura, le acusa de violación y profanación de cadáveres.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS