Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla entierra el tripartito y descarta repetirlo aunque sume

"Ha hecho un gran servicio, pero su tiempo ha pasado", afirma el presidente

El tripartito tenía hasta ahora una partida de nacimiento, el día del célebre Pacto del Tinell, en 2003, y, desde ayer, ya dispone del certificado de defunción. En un solemne acto en El Foyer, en el Teatro del Liceo, en Barcelona, José Montilla, presidente de la Generalitat, dio por enterrada la actual coalición de Gobierno formada por socialistas, Esquerra (ERC) e Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA). "El tripartito ha hecho un gran servicio pero su tiempo ha pasado", proclamó Montilla. "No me arrepiento de él en absoluto, pero no lo reeditaremos [tras las elecciones del 28 de noviembre] aunque sumemos".

Arropado en el escenario por los 16 consejeros socialistas de los dos mandatos, Montilla tejió un discurso de media hora ante unos 200 militantes y cargos del partido. Y bajo el elocuente lema Punto y aparte, dijo que no será nombrado presidente a "cualquier precio". "No cambiaré mis principios a cambio de ser investido. Estar en el Gobierno no nos puede hacer renunciar a la coherencia que se nos exige. Con la fórmula actual y las propuestas de sus líderes, no podríamos encarar el futuro", avisó en medio de aplausos. Todo el mundo pensó en que ERC pone como condición para pactar un referéndum secesionista. Y en menor medida, en la oposición de ICV al Cuarto Cinturón.

Con todas las encuestas en contra, que pronostican una holgada mayoría de CiU, los socialistas tuvieron la necesidad de escenificar la ruptura definitiva con sus socios para taponar vías de agua. Y no son pocas porque en su mismo programa electoral, el PSC se desmarca ahora de la política de ERC de impulsar las multas lingüísticas, que no han entusiasmado precisamente a parte de su electorado o, por ejemplo, quiere modular la imposición de los 80 km/hora en la corona de Barcelona promovida por los ecosocialistas. Sacudido por los sondeos, hasta el ex ministro de Trabajo José Corbacho hizo un duro discurso en contra de la inmigración ilegal para frenar el mensaje del PP.

Pese a que Iniciativa ha sido el socio que más ha reivindicado el legado del tripartito, nadie esperaba que Montilla hiciera un gesto del calibre de ayer. Es verdad que hasta ahora había defendido su deseo de gobernar en solitario, pero no había llegado hasta el punto de dar carpetazo a la fórmula de gobierno. Y más cuando ERC hace meses que aboga por el referéndum. Hace dos semanas, cuando firmó el decreto de convocatoria de elecciones, Montilla reivindicó la herencia del tripartito, pero avisó de que los tres socios ?incluido él? podían ya sentirse libres y no maniatados. Al Gobierno le quedan cuatro días a medio y gas y la campaña está en marcha.

Con todo, Montilla no renunció a la herencia de su Gobierno de izquierdas y antes de su intervención, se proyectó un vídeo en el que todos sus consejeros, incluidos los más catalanistas y críticos con la actual dirección como Antoni Castells y Ferran Mascarell, repasaron las mejoras en educación, sanidad o infraestructuras. Apelando a su hoja de ruta, Montilla señaló que su partido es el único capaz de garantizar un gobierno "catalanista y progresista, sin más alma que la social y de entendimiento con los pueblos de España", dijo rechazando cualquier aventura secesionista. Marcelino Iglesias, secretario de organización del PSOE, entendió su decisión: "[MONTILLA]Tendrá motivos muy importantes para no querer reeditar el tripartito".

El PSC obtuvo en las elecciones de 2006 37 escaños ?la mayoría absoluta está en 68? y los sondeos le sitúan lejos del Gobierno, incluida la coalición. Montilla calificó el desafío es "extraordinario" y que pasa por movilizar a los electores ?la abstención se prevé alta? porque, dijo, la gran mayoría de catalanes comparte la ideología del PSC.

No faltó nadie a la cita salvo una muy destacada. El alcalde Jordi Hereu tuvo una mañana muy ajetreada asistiendo a la Fiesta del Club Súper 3 y a un acto del Día del Inmigrante en el muelle de la Barceloneta. Portavoces de la alcaldía no le dieron importancia a la ausencia, aunque en El Foyer sí estaban los tres tenientes de alcaldes socialistas: Jordi Williams Carnes, en su calidad de ex consejero; Assumpta Escarp y Ramon García-Bragado. Curiosamente, Montilla recibirá esta tarde a Hereu para tratar asuntos de la agenda de infraestructuras y del área metropolitana. La cúpula del PSC está cuestionando a Hereu frente a la defensa numantina que realiza la Federación de Barcelona de su gestión.