Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis de Gobierno

Leire Pajín, la conexión de Zapatero con los jóvenes

La secretaria de Organización del PSOE cuenta con toda la confianza del presidente pese a las crisis a las que se ha enfrentado como número tres del partido

A Leire Pajín le ha tocado la etapa más difícil del PSOE desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegara a la secretaría general del partido y después a la presidencia del Gobierno. Durante su mandato al frente del partido, como secretaria de Organización, se desató con virulencia la crisis económica y algunas crisis internas hicieron que su gestión quedara a veces en entredicho. No obstante, la senadora continúa teniendo la máxima confianza y afecto, personal y político, de Zapatero, aunque ha considerado que sus cualidades políticas pueden desarrollarse mucho mejor en el Gobierno. La crisis de los socialistas de Benidorm, que afectó a su familia, y el proceso de primarias en Madrid han sido dos de los avatares que más quebraderos de cabeza le han producido.

El presidente conoció a Pajín en 2000, cuando, a sus 24 años, recién elegida diputada por Alicante, se incorporó a Nueva Vía, el grupo renovador socialista que impulsó con éxito la candidatura de Zapatero a la secretaría general del PSOE en julio de aquel año. Desde entonces, cuando el jefe del Gobierno quiere pulsar el ánimo de la juventud española ante cualquier problema, coge el móvil y la llama.

Al hoy presidente le fascinó la madurez de aquella joven, la benjamina de Nueva Vía y del Congreso de los Diputados, como el propio Zapatero 15 años antes, y la incorporó a su primera Comisión Ejecutiva Federal, en julio de 2000, como secretaria de Relaciones con las ONG y Movimientos Sociales.

A sus 24 años, esta mujer inteligente y enérgica, que habla como una ametralladora, ya había mostrado su capacidad participativa. Fue presidenta de la Asociación de Estudiantes Campus Juve, miembro del claustro y de la Junta de la Facultad de Económicas y Sociología de la Universidad de Alicante (donde estudió), secretaria de Educación del Consejo de la Juventud en Alicante, miembro de las plataformas estudiantiles, afiliada a las Juventudes Socialistas (desde los 15 años)... Y de ahí a las listas electorales del PSOE.

Su intensa dedicación a la Secretaría de Relaciones con las ONG y Movimientos Sociales en una legislatura tan agitada como la segunda del Gobierno de José María Aznar (2000-2004) supuso el gran salto político de Leire Pajín. A ella le correspondió coordinar al PSOE con los movimientos sociales en un momento de tanta movilización política como la respuesta ciudadana en la calle contra la guerra de Irak en la primavera de 2003.

De la capacidad de adaptación política de Leire Pajín no hay duda. De encabezar las manifestaciones en la calle contra la guerra de Irak, al poco, en el primer Ejecutivo de Zapatero, fue capaz de cambiar su papel y gestionar un presupuesto de 2.400 millones anuales como secretaria de Estado de Cooperación. Estos dos papeles son coherentes con su ideología socialista y solidaria, dicen en su entorno.

Se le conocen menos sus sentimientos hacia el País Vasco. Pajín nació en San Sebastián y vivió en Andoain (Guipúzcoa), dónde aprendió euskera. Aunque abandonó Euskadi a los siete años para trasladarse con sus padres, maestros, a vivir a Benidorm (Alicante), mantiene un estrecho contacto con su tierra natal, y en su círculo más próximo figuran el diputado vizcaíno Eduardo Madina y el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza. Uno de los momentos más dramáticos de la vida de Leire Pajín fue el atentado de ETA que sufrió en febrero de 2002 Madina en Sestao (Vizcaya) y que le supuso la amputación de la pierna izquierda. Pajín se trasladó a Euskadi para coordinar el movimiento de respuesta contra el terrorismo en la calle.

Pajín también ha sufrido los embates del PP. Durante seis meses, vio bloqueada su elección como senadora territorial por la Comunidad Valenciana por los populares, que llegaron a plantear que la dirigente socialista debía someterse en la Cámara autonómica a una especie de examen de "valencianidad". El PP puso fin al boicoteo el pasado 25 de noviembre.

El anuncio de Zapatero de designarla número tres del PSOE en julio de 2008 no sorprendió a nadie. Sobre todo, cuando el secretario general socialista se ha trazado como meta la renovación del partido en la clave de preparar su sucesión. Algo que ya inició tres meses antes, cuando nombró a Carme Chacón ministra de Defensa. Zapatero ve en Pajín el puente que unirá el presente del PSOE con su futuro. El líder del PSOE no ocultó sus intenciones al anunciar su designación: "Magnífica para el presente y futuro del PSOE".