Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón anuncia una reunión con los partidos para cambiar el formato de la Fiesta Nacional

La ministra de Defensa considera "intolerable" los silbidos al paso de las Fuerzas Armadas y la bandera.- Rajoy recibe la idea con sorpresa

La polémica por los silbidos y gritos contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer durante el desfile de la Fiesta Nacional arrecia. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha lamentado hoy los abucheos al Ejecutivo registrados ayer en la celebración del 12 de Octubre y ha anunciado que mantendrá reuniones con todos los grupos parlamentarios para abordar un cambio de formato de este acto para que no vuelva a ser empañado por los "reventadores". Chacón ha lamentado especialmente que quienes protestan cada año esta jornada lo hicieran ayer al paso de las "Fuerzas Armadas y de la bandera nacional". La propuesta podría implicar alejar el público unos metros de la zona de autoridades.

La ministra ha recordado a quienes quieran protestar que tienen "364 días al año para hacerlo" y que "no es de recibo" hacerlo en el escenario en el que se está homenajeando a los militares fallecidos en acto de servicio.

Chacón ha anunciado estas medidas al término del foro Nueva Economía, al que ha asistido para apoyar al líder del PSC, José Montilla. Este también ha lamentado los abucheos registrados ayer, aunque los ha minimizado. "Los gobernantes deben estar preparados para ser abucheados", ha dicho Montilla.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha calificado la iniciativa de "sorprendente", según fuentes del PP citadas por Efe. Rajoy ha considerado que este nuevo protocolo "podría haberlo planteado Chacón cuando se producen agravios contra la bandera de España en Cataluña, por ejemplo".

En el mismo sentido que Chacón se ha manifestado el ex presidente del Gobierno, Felipe González, quien ha asegurado en el mismo acto que los que protagonizaron ayer los abucheos son los mismos que hace veinte años le insultaban a él, que "no consideran la Fiesta Nacional de los españoles, sino de ellos".

Otros miembros del Ejecutivo de Zapatero han salido al paso de los desfiles de ayer. El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, considera que los abucheos evidencian que "la derecha y la derecha extrema" no "respetan nada" y les "vale todo". "Ya estamos acostumbrados a que no respeten nada, ni siquiera el homenaje a las víctimas y a los fallecidos", ha apuntado.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha abundado en la idea de que detrás de los abucheos estuvo "un colectivo" y ha considerado "completamente improcedente e inadecuado" que intente "apropiarse de la Fiesta Nacional creyendo que solamente es suya y queriendo monopolizarla para expresar su descontento contra el Gobierno".

Jiménez no ha querido atribuir expresamente los abucheos a grupos de extrema derecha, pero sí ha opinado que "parecían colectivos organizados" porque, a su juicio, "el ciudadano con carácter general es mucho más maduro y mucho más consciente del momento en que está viviendo" y expresa su "rechazo" o su "descontento" con el Gobierno en otros ámbitos y con "respeto".