Un año y tres meses de prisión para el padre de una de las niñas de Alcàsser por calumnias

Fernando García fue denunciado por el fiscal, los forenses y cuatro guardias civiles por descalificar la investigación en un programa de Canal 9

Fernando García, padre de Miriam García, una de las tres niñas de Alcàsser asesinadas en 1992, ha sido condenado a un año y tres meses de prisión por descalificar al fiscal, a los forenses y a cuatro guardias civiles en un programa de Canal 9 emitido en 1997 mientras duró el juicio contra Miguel Ricart, condenado por el crimen. Así lo establece una sentencia de la sección cuarta de la Audiencia de Valencia, que también condena a la misma pena y por el mismo motivo -un delito continuado de injurias graves y otro de calumnias- al criminólogo Juan Ignacio Blanco, que le acompañó en todas sus apariciones televisivas.

Además, ambos deberán pagar sendas multas de 3.612 euros y unas indemnizaciones a los perjudicados que alcanzan los 430.000 euros, quedando Canal 9 como responsable civil subsidiaria "de todas y cada una de ellas".

Más información

La Audiencia considera probado que García y Blanco injuriaron y calumniaron a los agentes que instruyeron el caso, a los forenses y al entonces fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Enrique Beltrán, en el programa El Juí d'Alcàsser, al que acudían diariamente. En ese espacio opinaban sobre el transcurso del juicio que se celebró entre los meses de mayo y junio de 1997 por la muerte de las tres niñas de Alcàsser, Miriam, Desiré y Toñi, desaparecidas en noviembre de 1992 y cuyos cadáveres aparecieron en enero de 1993.

Miguel Ricart, preso en la cárcel de Zuera (Zaragoza), es el único condenado por este crimen, del que se consideró principal responsable a Antonio Anglés, desde entonces desaparecido. En el programa televisivo, Fernando García acusó a los agentes que instruyeron la investigación de haber hecho un "malísimo trabajo" y de haber hecho desaparecer pruebas que se fueron "por el desagüe". Asimismo, acusó a Beltrán de haber hecho "todo lo contrario" a lo que debía hacer para "buscar la verdad" y añadió: "El fiscal chochea". A los forenses les llamó "ineptos" y "personajes de tebeo", además de acusarles de haber "mentido".

Por su parte, Juan Ignacio Blanco dijo que el caso había sido investigado por los agentes "más torpes", quienes, en su opinión, colmaron la instrucción de "falacias", "estupideces" y "mentiras".

Los acusados, "por afán crematístico, de notoriedad, de resentimiento, o por cualquier otro tipo de ánimo ilegítimo, no dudaron en aparecer de forma continuada en el supuesto programa de debate emitido por RTVV para defender "las más descabelladas teorías" sobre el crimen, remarca el fallo.

La sentencia de la Audiencia revoca el fallo del juzgado que condenó a García y a Blanco en primera instancia, que imponía únicamente una multa para el padre de Miriam y dos años de prisión para el criminólogo. El nuevo fallo condena a ambos a un año y tres meses de prisión por el delito continuado de calumnias y mantiene la atenuante de "estado pasional" para Blanco, ya que en el momento de los hechos "tenía vivo el recuerdo del rapto, violación y tortura de su hija", lo que afectaba a su capacidad.

Lo más visto en...

Top 50