La Guardia Civil desmantela una red de tráfico de drogas en Ibiza

Los 25 detenidos introducían en la isla la droga y la distribuían en los locales de ocio.- Se han intervenido 38.000 pastillas y cuatro kilos de cocaína

La Guardia Civil ha detenido a 25 personas, en su mayoría británicas, como presuntos miembros de una red dedicada al tráfico de de pastillas de éxtasis y otras drogas en las proximidades de discotecas y lugares de ocio de Ibiza. Se trataba, según el Instituto Armado, de la "organización más activa de la isla". En la operación, denominada Flecha, se han realizado, además, 12 registros, y se han intervenido 38.000 pastillas de éxtasis, cuatro kilos de cocaína y 40.000 euros, además de otras sustancias.

Los detenidos son 14 hombres y 11 mujeres, 20 de nacionalidad británica, dos irlandeses, un checo, un eslovaco y una española. En los registros, la Guardia Civil se ha incautado, además de las pastillas y la coca, 250 gramos de ketamina, 50 gramos de MDMA (metaanfetamina) en forma de cristal, 4 litros de GHB (éxtasis liquido), 1 kilo de M.CATS -una mezcla de varias sustancias estupefacientes- y diversos productos de corte.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre del pasado año como consecuencia de otra operación, Trafalgar, que desarticuló otra red de tráfico de drogas en la isla. Tras aquella operación, se entabló contacto con la Agencia Británica contra el Crimen Organizado (SOCA) para identificar redes y personas que se dedicaran al tráfico de drogas en Ibiza. Así, a principios de este verano, se detectó a varias de estas personas en la isla, por lo que la Guardia Civil, con la sospecha de que pudieran establecer la infraestructura necesaria para el tráfico de drogas, estableció diversos dispositivos de vigilancia.

Las investigaciones realizadas pusieron de manifiesto que una organización dedicada al tráfico de drogas en Reino Unido había establecido en Ibiza una red, dirigida desde aquel país. Los jefes de la organización viajaban ocasionalmente a la isla para supervisar el funcionamiento de estas actividades y recaudar beneficios. La red contaba con villas de lujo para los responsables y pisos o apartamentos en las zonas de más afluencia turística. Los distribuidores de la mercancía, algunos de ellos relaciones públicas de las discotecas, tenían pequeñas cantidades en sus pisos, mientras que el grueso se guardaba en viviendas de seguridad. Otra parte de la droga era ocultada en zulos.

Las investigaciones, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 1 de Ibiza, han sido llevadas a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, con sede en Baleares, y la Unidad de Policía Judicial de la misma Comunidad, contando con el apoyo de distintas Unidades del Cuerpo de Ibiza, así como del SOCA (Agencia Británica de Lucha Contra el Crimen Organizado).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS