La Guardia Civil detiene en Alicante a un supuesto reclutador de Al Qaeda

El arrestado en Poble Nou de Benitatxell, Faical Errai, un marroquí de 26 años, supuestamente captaba terroristas a través de internet y colaboraba en la financiación del islamismo radical

La Guardia Civil ha detenido en la localidad alicantina de Poble Nou de Benitatxell a Faical Errai, un marroquí de 26 años, por su presunta relación con Al Qaeda. El arrestado, que llevaba siete años residiendo en la localidad e incluso colaboraba con Protección Civil, supuestamente reclutaba a aspirantes a terroristas a través de Internet y también colaboraba en la financiación del terrorismo.

Las investigaciones de la Guardia Civil apuntan a que Faical Errai es, presuntamente, "la persona que registra y paga el dominio de una página web, de explícito contenido yihadista que, además de estar concebida como plataforma de difusión de material propagandístico, está orientada a la captación, adoctrinamiento y reclutamiento de simpatizantes con el fin último de fomentar la interpretación más extremista y violenta de la yihad".

Además, el detenido podría haber actuado como facilitador de rutas de tránsito de posibles yihadistas hacia zonas de conflicto (Waziristán, Afganistán, Chechenia...); además de como coordinador de envíos de voluntarios a esas mismas zonas. Igualmente, Faical Errai habría realizado funciones de dinamizador para recaudar dinero tanto para ayudar a viajar a los voluntarios, como para la propia financiación de la actividad propagandística, todo ello en favor del "Movimiento para la Yihad Global".

En las pesquisas han colaborado con la Guardia Civil servicios policiales de Bélgica, Estados Unidos, Francia, Jordania y Marruecos. La detención se produjo ayer por la tarde por miembros de los servicios antiterroristas de la Guardia Civil, quienes registraron el domicilio del sospechoso durante cinco horas. Posteriormente, el supuesto reclutador fue trasladado a Madrid. Los agentes de la Guardia Civil acotaron las calles más céntricas de la localidad e impidieron a los vecinos acceder a sus domicilios durante más de cinco horas. "Ni siquiera dejaron que el cura entrara en la iglesia, nadie podía pasar por allí", comentaba ayer un vecino.

La sorpresa fue en aumento conforme los habitantes de Benitatxell iban conociendo la identidad del detenido, quien, según la alcaldesa, María José Ronda, llevaba empadronado en el municipio desde hace 7 años y estaba perfectamente integrado en su población de acogida: realizaba tareas de voluntariado en Protección Civil y había aprendido a hablar no sólo el castellano sino también el valenciano. "Era muy amable, conversaba con todo el mundo y se le podía ver con frecuencia paseando por la calle o tomándose algo en cualquier bar", añadió Ronda.

Aunque en la actualidad estaba en el paro, el arrestado había trabajado como repartidor en una tienda de muebles y tenía alquilada una vivienda en el centro de la población, junto a la iglesia. Su núcleo familiar también se encuentra muy integrado en Benitatxell: su madre está casada con un vecino nacido en el municipio y otros miembros de su familia también viven allí desde hace años.

No es la primera vez que en Benitatxell, un tranquilo núcleo turístico repleto de urbanizaciones de chalés donde es muy sencillo pasar desapercibido, se producen actuaciones vinculadas al terrorismo nacional. En septiembre de 2003, esta población de unos 5.000 habitantes ya asistió estupefacta a la detención del ciudadano marroquí Sardik Merizak, acusado de pertenecer a una célula terrorista de Al Qaeda. En aquella operación, impulsada por el juez Baltasar Garzón, también acabaron en prisión otros tres presuntos terroristas apresados en Madrid y Granada.

Lo más visto en...

Top 50