Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado terrorista en Afganistán

Los talibanes aprovechan el atentado en la base de Qala-i-Naw para avivar la confrontación

Los radicales culpan a las tropas españolas de acabar con la vida de dos civiles al dispersar a la multitud que protestaba contra la muerte del terrorista

Los talibanes aprovechan el atentado de ayer en la base española de Qala-i-Naw, que acabó con la vida de dos guardias civiles y un intérprete, para avivar la confrontación contra la presencia de tropas internacionales en el país. En una nota publicada en su web (www.alemarah-iea.com) la organización radical Emirato Islámico en Afganistán justifica el ataque de una multitud de personas contra la base, una vez conocida la muerte del terrorista. "Una muchedumbre descontenta invade y quema una base española en Afganistán", comienza el comunicado, que cifra en más de un millar el número de personas que se lanzó a la protesta, después de que, según su versión de los hechos, las tropas españolas abrieran fuego contra civiles y mataran a dos de ellos.

En realidad, los manifestantes reclamaban el cadáver del terrorista abatido a tiros y la policía y el ejército afganos se encargaron de dispersarlos, mientras que los soldados españoles no salieron de la base. Sin embargo, los talibanes sostienen que "los militares españoles dieron muerte al policía afgano y seguidamente abrieron fuego indiscriminadamente sobre los civiles que viven cerca de la base".

La nota prosigue: "Como resultado del gran crimen cometido por los enemigos más de mil civiles de la provincia de Kalat Nu salieron en una manifestación contra los militares españoles, entonando cánticos contra las fuerzas de ocupación y prendiendo fuego a la base enemiga. Se recuerda que ha habido un gran número de bajas entre los manifestantes debido al fuego indiscriminado de los españoles".

La versión de los hechos de los talibanes viene a confirmar que el atentado y la posterior protesta estaban "premeditados" para buscar un choque armado entre las tropas españolas y la población civil, tal y como ya manejaban ayer los responsables de la investigación. El gobernador de Bagdhis informó ayer a la ministra de Defensa, Carme Chacón, que ambos ataques habían sido preparados por la insurgencia con el objetivo de causar "un enfrentamiento entre militares y manifestantes y que los españoles causaran bajas civiles".

"Los talibanes están activos en algunos puntos de Badghis. Aún no estamos del todo seguros de si estuvieron implicados o hubo otros motivos tras el suceso. Pero parece que estaba planeado", ha asegurado hoy el gobernador de la provincia, que ha informado de la apertura de la investigación.

Un equipo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) ha partido hoy desde Kabul para indagar los hechos. "Estos sucesos son todavía muy aislados. Las fuerzas de la coalición están entrenando a miles de efectivos del ejército y la policía cada día", ha declarado un portavoz de la ISAF.