Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad del discurso de Zapatero se centró en la crisis y las reformas económicas

Las palabras más usadas por Rajoy han sido "usted" y "Rodríguez Zapatero"

El discurso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), ha estado marcado desde el comienzo por dos ideas fuerza: la justificación de las medidas de ajuste, que ha descrito como necesarias "para reducir el impacto que ha tenido en nuestra economía la peor crisis que hemos conocido", y la necesidad de impulsar una transformación económica intensa.

Basta analizar las palabras más repetidas en su intervención -son las que aparecen en mayor tamaño en la imagen superior derecha-, que ha durado algo más de una hora (62 minutos), para ver de forma muy gráfica que el presidente ha incidido especialmente en términos como "reforma" y "reformas", "economía", "sistema", "año" y "Gobierno".

En la alocución del líder de la oposición, Mariano Rajoy (Partido Popular), lo que más se ha repetido ha sido el vocablo "usted", seguido del concepto "Rodríguez Zapatero", y "señoría", "señor", "hacer" y "ahora". La primera intervención de Rajoy, antes de réplicas y contrarréplicas, ha durado 34 minutos.

Temas centrales del discurso de Zapatero

Zapatero, cuyo discurso puede escucharse online, ha comenzado abordando uno de los temas duros del día: el Estatuto de Cataluña, en el marco de un nuevo modelo de Estado y de las relaciones del Gobierno con las Administraciones. A continuación, ha subrayado resultados positivos alcanzados en el ámbito de la seguridad: debilitamiento de ETA, rescate de los pescadores secuestrados en Somalia, reducción de los índices de criminalidad y mejora de la seguridad vial.

Ha pasado entonces al tema central de su intervención, la crisis y el conjunto de reformas económicas emprendidas para reducir el déficit, que medido en número de páginas (23), sobre el total (42) que ocupa su discurso en papel, supondría un 54%.

El resto de su discurso ha girado en torno a la segunda idea que mencionaba Zapatero al comenzar: la necesidad de una transformación intensa que pasa por la mejora de la competitividad, la productividad y la eficacia del sector público y privado, a través de medidas en los campos de la justicia, la innovación, la internacionalización, la industria y la educación. Si la relevancia de un tema se midiese en el espacio temporal y físico (número de páginas) que se le dedica, este bloque, con cinco páginas, concentraría un 11% de importancia.

Rajoy se centra en Zapatero

Rajoy ha inaugurado su participación en el debate comparándolo con el del año pasado, afirmando que Zapatero "dice que lo adecuado es hacer lo contrario de lo que ha defendido hasta ahora", en referencia al gasto social, el sueldo de los funcionarios, las pensiones o la legislación laboral.

El líder del principal partido de la oposición se ha centrado directamente en la crisis y en criticar las decisiones tomadas en el último año, y especialmente, al responsable de las mismas, el presidente del Gobierno. "El señor Rodríguez Zapatero condena la conducta del señor Rodríguez Zapatero y se dispone, generosamente, a salvarnos del señor Rodríguez Zapatero", ha dicho Rajoy, confirmando la imagen de sus palabras más repetidas.

El máximo responsable del PP ha dedicado buena parte de su intervención a subrayar la falta de "capacidad" o "ineficacia" del presidente. Rajoy ha mencionado términos relacionandos con la falta de confianza y la figura del presidente en 14 ocasiones.

En las 17 páginas del discurso de Rajoy no se encuentran soluciones alternativas a los problemas que dice que Zapatero ha causado a España. Solo hay un párrafo, en la página 13, en el que se refiere al Partido Popular como "una alternativa que cuenta con un diagnóstico objetivo de la situación, que no teme decir la verdad a los españoles, que sabe lo que hay que hacer y que disfruta de crédito para convocar a toda la nación a la tarea porque le mueve un propósito obsesivo e indeclinable de crear empleo". No da más detalles.

Otros temas, como la corrupción o la posibilidad de aumentar la presión fiscal a los que más tienen, no han sido mencionados por ninguno de los dos líderes.