Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los asesinos de Lluch no conocían su opinión sobre Euskadi

Las Juntas Generales de Guipúzcoa condenan la extorsión a empresarios

Los etarras que asesinaron al ex ministro socialista Ernest Lluch en noviembre de 2000 desconocían sus posiciones políticas sobre Euskadi, partidarias del diálogo para lograr la paz, según han confesado los ex integrantes de ETA Joseba Urrusolo Sistiaga y Carmen Gisasola a la revista Capçalera, editada por el Colegio de Periodistas de Cataluña. "Hicieron la acción porque localizaron a un ex ministro y tenían posibilidades de hacerlo", aseguran desde la cárcel los terroristas.

Como contestación a un cuestionario del que sólo responden cuatro de las seis preguntas formuladas, Urrusolo y Gisasola aclaran también que el hecho de ser catalán "no supone nada de especial" entre la militancia de la banda. "Aunque desde Cataluña, y especialmente en los sectores independentistas, esto sea difícil de entender, la simpatía con la que siguen las noticias de Euskal Herria no tiene nada que ver con la distancia con la que se viven los temas catalanes entre muchos militantes de ETA", sostienen.

En su respuesta, los ex etarras argumentan que la banda armada es "la referencia, la que lucha", ya que en Cataluña "no han sido capaces de hacer lucha armada". "Es un esquema muy simplista, penoso si se quiere, al que se limitan las reflexiones en muchísimos casos", defienden Urrusolo y Gisasola.

Las Juntas Generales de Guipúzcoa, por otro lado, condenaron ayer la última campaña de extorsión de ETA y animaron al conjunto del empresariado vasco a mantener su actividad, sin ceder a un chantaje que "contribuye a la permanencia de la banda terrorista". La enmienda transaccional fue aprobada con los votos a favor de PSE, PP y Alkarbide, la abstención de PNV y EB, y pese a la oposición de Aralar.

El portavoz socialista en Guipúzcoa, Julio Astudillo, se confesó "sorprendido" por el voto de algunos partidos y se preguntó "de dónde consigue ETA las pistolas". Según consideró, la banda no logra el dinero "en la Bonoloto, ni atracando bancos". "ETA tiene su propia Hacienda y se nutre con el dinero que pagan los empresarios extorsionados y amenazados", advirtió. Por eso, criticó las "interpretaciones y reinterpretaciones para encontrar pegas".