Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado: "Me siento completamente apoyada por el presidente"

La vicepresidenta económica no contempla prorrogar los presupuestos por falta de apoyo

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, se siente plenamente apoyada por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, con quien habla "todos los días" y mantiene "largas conversaciones". "Por supuesto, me siento plenamente apoyada", ha declarado en Los desayunos de TVE. No dedica, "ni un minuto" a pensar en las especulaciones sobre una eventual crisis de gobierno pasado el Debate del Estado de la Nación o en septiembre, como tampoco a los comentarios dentro y fuera del PSOE respecto de la necesidad de reforzar el gabinete. "Lo que si me ocupa son las personas que no tienen empleo, la reducción del déficit y la crisis en general", ha asegurado Salgado que, no obstante, quiso dar imagen de tranquilidad y de control de la situación al asegurar que, "por fortuna", logra conciliar el sueño con facilidad.

Por otro lado, Salgado no ha avanzado qué figuras tributarias cambiarán ni dónde se situará la subida para "los que más tienen" aunque sí ha reiterado que "lo más razonable es plantearlo en la próxima Ley de Presupuestos". La negociación para los mismos empezará en breve y Salgado "no contempla la posibilidad de prorrogarlos por falta de apoyos", aunque ayer el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, anunció que solo apoyará las cuentas del Ejecutivo a cambio de más autogobierno para Euskadi.

También en los próximos días se entrará de lleno en la negociación de las enmiendas para la reforma laboral, por lo que los cambios que vaya a experimentar el decreto que convalidó el Congreso el martes con los únicos votos a favor del PSOE, vendrán de la mano de la oposición, aunque es más que seguro que antes de presentarlas los grupos políticos negociarán con el Gobierno.

La reforma de las pensiones, también pendiente, saldrá del Pacto de Toledo, según Salgado, que mantiene, a la espera de la respuesta de la oposición dentro de ese pacto, el documento gubernamental que presentó para su debate. El Ejecutivo, por tanto, sigue pensando en prolongar la edad de jubilación. "No hay prisa, las cuentas para las pensiones están saneadas y hay tiempo hasta 2025. Los problemas empezarían a partir de 2030", ha concluido.