Las consecuencias del ajuste económico

El Gobierno saca adelante la reforma laboral con más abstenciones que votos a favor

El ministro Corbacho asegura que el decreto servirá para crear empleos y Soraya Sáez de Santamaría le replica que ésta es "la reforma del despido".- La Cámara vota por unanimidad que la reforma laboral se tramite como decreto ley

José Luis Rodríguez Zapatero ha vuelto a salvar un escollo fundamental: la convalidación en el pleno del Congreso del decreto de reforma laboral. Lo ha hecho sólo con los votos favorables de los diputados del PSOE (168) y entre críticas del resto de grupos parlamentarios, pero, al fin y al cabo, el decreto está convalidado y ahora inicia un trámite ultrarrápido en el que será posible incluir enmiendas.

Las abstenciones, ya anunciadas, han venido por parte del PP, CiU, PNV, Coalición Canaria, UPyD y el diputado socialista Antonio Gutiérrez -que critica la reforma en un artículo publicado hoy en EL PAÍS-, lo que suma 173 abstenciones Ha faltado el voto de la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas, que no ha acudido a la sesión por problemas de salud. En contra han votado los partidos de la izquierda, ERC, BNG, IU, ICV y NaBai (ocho votos). Es decir, más abstenciones que votos a favor, aunque la Cámara ha votado por unanimidad, con 349 votos, que la reforma laboral se tramite como decreto ley.

Más información
Zapatero anuncia un "adelgazamiento máximo" del Estado en los próximos Presupuestos
Será más fácil despedir que flexibilizar
Patriotismo y huelga general

Tanto el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, como el portavoz socialista, José Antonio Alonso, se lanzaron a defender la reforma, con el argumento de que servirá para crear empleos y de que no supone abaratar el despido ni recortar derechos. Y han emplazado al PP a concretar su posición en las enmiendas. A finales de julio volverá a haber otra votación ajustada sobre el resultado de la negociación en el Congreso y en el Senado.

Todos los demás grupos han coincidido en poner de manifiesto las veces en las que Zapatero ha negado la posibilidad de hacer una reforma laboral y su reiterada negativa a recortar derechos y abaratar el despido. El portavoz de CiU, Carles Campuzano, ligeramente menos crítico que el resto, ha emplazado al Gobierno a mejorar el texto y para eso ofreció su acuerdo.

Muchos más lejos estuvo el portavoz del PNV, Emilio Olabarría, quien ha puesto de manifiesto diferencias de fondo con el proyecto que parecen insalvables. Y Soraya Sáenz de Santamaría, en nombre del PP, ha hablado de la "reforma del despido y no del empleo" y ha criticado duramente el texto del Gobierno.

Han sido muy duros los portavoces de los partidos de la izquierda. Así, Joan herrera (ICV) ha hablado de "ajuste de caballo" y de "día histórico de recorte de derechos"; Joan Ridao (ERC) de "reforma regresiva" que hace el "trabajo sucio a la derecha y a la patronal" y Olaia fernández Dávila (BNG) de abaratamiento inadmisible del despido. El PP lo ha tenido claro: vaticinó la reforma de la reforma que calificó como "la del despido".

Zapatero conversa con el portavoz del ERC en el Congreso, Joan Ridao, en la sesión de votación del decreto de la reforma laboral.
Zapatero conversa con el portavoz del ERC en el Congreso, Joan Ridao, en la sesión de votación del decreto de la reforma laboral.ULY MARTÍN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS