Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Madrid reconoce que ha gastado 100 millones de euros en el Campus de la Justicia

Granados asegura que la rescisión de contratos por la suspensión del proyecto costará entre seis y 12 millones

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, reconoció ayer que el Gobierno regional se ha gastado 100 millones de euros en el Campus de la Justicia. El Gobierno regional pretendía construir una gran ciudad de la justicia en el noreste de la capital, en Valdebebas, pero ha tenido que congelar el proyecto por la crisis económica. El plan del Ejecutivo regional queda en suspenso a pesar de que ya está construido, "hasta el 90%", el edificio destinado al Instituto de Medicina Legal. El titular de Justicia aseguró durante una comparecencia en la Asamblea de Madrid que aún está pendiente la rescisión de diferentes contratos "lo que costaría entre seis y 12 millones de euros".

Granados, que compareció a petición propia para aclarar la gestión del Ejecutivo regional en el Campus de la Justicia, explicó que de esos 100 millones "el 95% corresponde a inversión. Eso está ahí y corresponde a todos los madrileños", proclamó durante la sesión plenaria. El consejero hacía referencia a las obras de urbanización y canalizaciones que se han realizado para preparar la zona.

El consejero regional también se refirió a los elevados gastos de publicidad que se han conocido estos días. La Cadena Ser informó durante la semana pasada que el acto de la primera piedra de la Ciudad de la Justicia costó 1,4 millones de euros en publicidad. Granados confirmó el dato y negó que fuera su responsabilidad. "Le doy mi palabra de honor que jamás un gasto de publicidad ha pasado por la junta general de accionistas" de la empresa pública que gestionaba el proyecto y en la que estaban los miembros del Gobierno regional. Granados justificó que los gastos de publicidad le correspondían a la empresa concesionaria. En este caso Begar, una de las firmas vinculadas supuestamente con la trama Gürtel.