Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Testigos de la 'jet set' denuncian que Urquía conocía la extorsión a imputados del 'caso Hidalgo'

Amigos del ex magistrado pidieron hasta ocho millones a un hotelero a cambio de favores

El juicio del caso Urquía II sobre las supuestas prácticas corruptas del ex magistrado marbellí Francisco Javier de Urquía se ha reanudado hoy en el Tribunal Superior de Justicia de Granada con la declaración de los testigos clave de la causa, propuestos por el fiscal Jesús García Calderón. Durante más de ocho horas, los empresarios David y Daniel Shamoon, dueños de los hoteles de lujo Puente Romano y Marbella Club; el corredor de bolsa y playboy internacional Philippe Junot, ex esposo de Carolina de Mónaco; y el economista Andrés Parejo Vizcarrondo, empleado de los Shamoon, han apuntado directamente al ex juez Urquía como participante o conocedor de la trama de extorsión a los hoteleros.

Supuestamente, dos amigos íntimos de Urquía pidieron entre abril y septiembre de 2007 hasta ocho millones de euros a David Shamoon y su hijo Daniel para levantar el embargo que impedía la venta, por 120 millones de euros, del hotel Puente Romano. Este establecimiento había sido trabado por el juez Urquía en el marco del caso Hidalgo de blanqueo de capitales, en la que David Shamoon resultó imputado.

El primer testigo ha sido Daniel Shamoon, hijo de David, quien ha relatado los al menos siete encuentros que mantuvo con Igor Mier, director de la revista Social Life, y en aquella época buen amigo de Urquía. "Igor sabía que teníamos un precontrato de venta del Puente Romano y que si no lo vendíamos se ejecutaría una penalización de 10 millones de euros. Me pidió 5,6 millones de euros para evitar que siguiera el proceso y para desbloquear el embargo del hotel (...) Me dijo que el juez Urquía era su amigo y que le ayudaría".

Daniel grabó todos sus encuentros, excepto uno, con Mier. Una vez que Urquía fue apartado del Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella tras conocerse que había recibido 78.000 euros del cerebro de la corrupción en esa ciudad, Juan Antonio Roca -causa por la que está condenado en firme- el amigo del ex magistrado volvió a la carga. "Decía que podía seguir ayudándonos, pero esta vez nos pedía ocho millones, porque las cosas se habían complicado", ha contado Daniel Shamoon.

En la jornada del martes, Igor Mier afirmó que su petición monetaria fue "un farol" para congraciarse con Shamoon y venderle su revista Social Life. Shamoon hijo ha desmontado esta versión, ya que ha afirmado que Mier sólo mencionó su revista en el último encuentro y que la venta de la publicación era una tapadera para encubrir el pago por los supuestos favores judiciales de su amigo Urquía. "Cuando reunimos todas las pruebas, nos convencimos de que detrás de todo estaba el juez", ha señalado.