Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España extraditó ayer a Reino Unido al pederasta pareja de la presunta parricida de Lloret

La mujer fue arrestada por la muerte por asfixia de sus dos hijos en un hotel

La pareja de la presunta parricida de Lloret de Mar (Girona) es el pederasta detenido en Barcelona el pasado 7 de mayo. Martin Anthony Smith, británico de 45 años, fue arrestado por los Mossos d'Esquadra en una vivienda del barrio de Horta y, ayer, fue extraditado a Reino Unido. Su mujer fue detenida ayer por la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de entre cinco y seis. La policía autonómica estudia la hipótesis de que la arrestada haya asfixiado a los dos menores. El juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde de ayer el secreto de sumario.

Tras la detención de Smith, los Mossos le pusieron a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Serrano, que acordó su extradición a Reino Unido, donde será juzgado por los supuestos abusos a su hijastra, que ahora tiene 20 años.

Smith está acusado de diversas agresiones sexuales cometidas entre 1995 y 2005. También es sospechoso de violar reiteradamente a su hijastra. Smith llevaba dos años huido de la justicia británica y se había afincado en el barrio barcelonés. Según fuentes de la investigación, ya no vivía con la mujer detenida, que se había marchado de Reino Unido y pasaba unos días de vacaciones en la Costa Brava. La arrestada tiene cuatro hijos. El bebe de un año era hijo de Smith. Los otros dos, que ahora son mayores de edad, fueron hijastros de Smith y son hijos biológicos de una anterior pareja que está de viaje a Lloret desde Reino Unido para hacerse cargo de la situación.

Sobre las dos de la tarde de ayer, los agentes recibieron un aviso del hotel Miramar, en el corazón de Lloret de Mar. En la habitación 101 se hallaban los cuerpos inertes de los dos menores. La madre de ambos llamó a la recepción para alertar de que algo ocurría entre las cuatro paredes de la estancia. Varios sanitarios acudieron al lugar, pero ya era tarde. Los dos niños estaban muertos, aunque en las primeras observaciones no se observaron signos externos de violencia.

La mujer llevaba pocos días en la zona y tiene unos 40 años, según explicaron trabajadores del hotel. La presunta homicida dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la policía local y trabajadores del hotel.