Los miedos de Emma Watson en la universidad

Emma Watson temía ser rechazada por sus compañeros al llegar a la universidad por ser famosa. Sin embargo, finalmente todo fue bien y ahora está encantada. "Tenía miedo antes de venir a Brown, por si no iba a ser capaz de tener mi carrera y una vida normal", ha declarado la actriz de la saga de Harry Potter en una entrevista con <i>Vanity Fair</i>. "La gente podría pensar que no me merecía ambas cosas: 'Eres famosa, ¿por qué deberías merecerte ser normal?". Aunque finalmente sus miedos no se materializaron, al contrario: Emma se integró plenamente en la vida universitaria y afirma haberse sentido como "en una película americana". Por ahora, la actriz que interpreta a Hermione Granger quiere seguir estudiando y mantener su carrera, pues aunque reconoce que podría dejar la actuación, no le gusta la imagen que proyectaría: "Creo que podría imaginar llevar una carrera más normal, pero creo que la gente pensaría que he fracasado si hago eso".
Emma Watson temía ser rechazada por sus compañeros al llegar a la universidad por ser famosa. Sin embargo, finalmente todo fue bien y ahora está encantada. "Tenía miedo antes de venir a Brown, por si no iba a ser capaz de tener mi carrera y una vida normal", ha declarado la actriz de la saga de Harry Potter en una entrevista con <i>Vanity Fair</i>. "La gente podría pensar que no me merecía ambas cosas: 'Eres famosa, ¿por qué deberías merecerte ser normal?". Aunque finalmente sus miedos no se materializaron, al contrario: Emma se integró plenamente en la vida universitaria y afirma haberse sentido como "en una película americana". Por ahora, la actriz que interpreta a Hermione Granger quiere seguir estudiando y mantener su carrera, pues aunque reconoce que podría dejar la actuación, no le gusta la imagen que proyectaría: "Creo que podría imaginar llevar una carrera más normal, pero creo que la gente pensaría que he fracasado si hago eso".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS