_
_
_
_
_

Los Mossos rechazan que les controle un comité de ética

El consejo de la policía tumba la propuesta de Villarejo

El proceso para dotar a los cuerpos policiales de Cataluña (Mossos d'Esquadra y policías locales) de un nuevo código ético sufrió ayer un duro revés a causa del consejo de la policía de Cataluña, del que forman parte representantes de Interior y de los sindicatos policiales. El proyecto de código ético, elaborado por el ex fiscal Carlos Jiménez Villarejo, fue derrotado de forma amplia en una votación en el seno de este organismo, cuyo pronunciamiento no es vinculante.

El proyecto, presentado por Villarejo en noviembre de 2008, propone que los Mossos d'Esquadra y las policías locales de Cataluña sean los primeros cuerpos de seguridad de Europa en ser evaluados cada año por un comité ético, sin capacidad sancionadora, para que su actuación respete la buena praxis policial. Se trataría de un poder suave que, al estilo del Síndic de Greuges, influyera sobre la actuación de los Mossos y las policías locales sin tener autoridad ni poder sancionador real sobre ellos.

Asimismo el proyecto de Villarejo establece, a modo de declaración de principios, cómo debe regirse una actuación policial ética y consagra los principios de "congruencia, oportunidad y proporcionalidad".

En concreto, aboga por que los policías eviten cualquier acto o expresión de racismo o xenofobia; defiende que el trato policial es incompatible con cualquier tipo de prepotencia, apatía o desidia, y subraya que el deber de la integridad obliga a rechazar cualquier regalo o trato de favor.

También defiende la "función mediadora" como camino para lograr una "resolución pacífica" de los conflictos e insiste en que no se debe utilizar la fuerza si no es "absolutamente indispensable".

En este sentido, el documento elaborado por Villarejo recoge las disposiciones de las leyes de policía de España y Cataluña sobre el uso de armas de fuego, para que sólo se utilicen cuando sea "inevitable".

Tras el rechazo del consejo de la policía a este proyecto, el Departamento de Interior subrayó que el texto no se paralizará, ya que su objetivo es recoger tanto los deberes de los agentes ante la ciudadanía como sus derechos como policías. En cambio, los sindicatos policiales Cat-ME y SPC reclamaron la dimisión de Villarejo y le pidieron que, en caso de que quiera seguir en su cargo, se reúna con los "legítimos" representantes de los Mossos para consensuar las mejoras en el texto, a partir del Código Europeo de Ética de la Policía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_