Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón recurre su proceso, en el que ve motivaciones ideológicas

El juez asegura que la doctrina expuesta por el magistrado del Supremo es contraria a Derecho

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha recurrido hoy ante el Tribunal Supremo (TS) el auto del magistrado del Alto Tribunal Luciano Varela del pasado miércoles por el que le anticipaba que le sentará en el banquillo por su "imaginación creativa" al declararse competente para juzgar los crímenes del franquismo. El recurso, que el abogado de Garzón, Gonzalo Martínez-Fresneda, ha presentado ante la sala de lo penal del TS, alega que la doctrina expuesta en el último auto de Varela "es contraria a Derecho e impone un serio riesgo para la independencia judicial".

"El espíritu del auto" de Varela, según Garzón, "tiene más que ver con el intento de imponer a unos subordinados jerárquicos una determinada interpretación normativa". "Parece como si lo que se quisiera es zanjar el inocultable debate jurídico de fondo [si la ley de amnistía impide juzgar los crímenes del franquismo] con una decisión que, de paso, termine con la tentación de abrirlo en el futuro", añade.

El magistrado alega que "han sido motivaciones ideológicas las que han movido a ciertas organizaciones y grupúsculos marginales [en referencia Falange y Manos Limpias] a ejercer una acción penal" contra él "para denunciar un delito que ni la Fiscalía ni la sala de lo penal en pleno de la Audiencia Nacional habían advertido". Y añade: "Habríamos esperado que este excelentísimo tribunal valorarse estas espurias motivaciones a la hora de no prestar crédito a tal persecución ideológica."

Garzón acusa al juez instructor de "vulnerar clara y decisivamente" su derecho a la defensa al denegar todas las diligencias de prueba que ha solicitado, como la declaración de los jueces de Granada y El Escorial que, como él, entendieron que la Audiencia Nacional era la competente para juzgar los crímenes del franquismo; la del historiador Ricardo Vinyes, para constatar la existencia de la denuncia sobre el secuestro organizado de niños; la de los propios denunciantes o la petición de antecedentes de otros procesos penales similares en Argentina, Alemania, Italia, Francia o Estados Unidos...

Con estas pruebas, el magistrado pretende demostrar que cuando decidió investigar los crímenes del franquismo lo hizo "con la ley en la mano", amparado por normas como el Convenio Europeo de Derechos Humanos (suscrito y vigente en España) que aplica, por ejemplo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos cuando impone la interpretación restrictiva de las leyes de amnistía.

Por todo esto reclama al juez instructor que admita las diligencias solicitadas en su pasado escrito del 9 de febrero y que acuerde seguidamente el archivo de la causa por prevaricación.

Cospedal sobre Garzón

Sin citar explícitamente al juez Garzón, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha subrayado que "los primeros que tienen obligación de cumplir la ley son los jueces" y ha instado al Gobierno "a no intentar engañar a los ciudadanos" explicando "de quién viene o va a venir una demanda", informa Efe.