Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa retira la estatua ecuestre de Franco de Capitanía

Peralta anunció que la escultura del dictador no se correspondía "ni con la imagen del Ejército español ni con la imagen de la democracia española"

Envuelta en una sábana blanca, a modo de sudario, la estatua ecuestre de Francisco Franco que dominaba el patio de la Capitanía General de Valencia ha partido a su nuevo destino, un cuartel del ejército en Bétera. Sin sobresaltos, ni gritos, ni brazos alzados al viento, varios operarios del ministerio de Defensa controlaron que una grúa gigantesca hiciese levitar el monumento al caudillo sobre la valla de la sede militar hasta la base de un camión.

La casualidad ha querido que todo empezara y acabara a las 12.00, cuando sonaban las campanas del convento de Santo Domingo. La grúa levantó el Franco a caballo de sus anclajes y lo posó en una caja de metal sobre el camión que debía llevarle a su nuevo destino.

La estatua se traslada del patio del antiguo convento de Santo Domingo a los cuarteles militares de Bétera

La retirada del monumento no ha congregado a ultraderechistas como cuando se trasladó, en 1983, del centro de la plaza del Ayuntamiento a la Capitanía General.

El delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, declaró ayer en Castellón que la estatua del dictador no se corresponde "ni con la imagen del Ejército español ni con la imagen de la democracia española" y por ello "están siendo retiradas en todo el Estado".