El 'lehendakari' liderará el nuevo plan de valores y convivencia

El Gobierno transmitirá hoy a asociaciones y oposición el nuevo proyecto

Los planes de Paz y Convivencia y de Educación en Derechos Humanos y para la Paz del anterior Gobierno será pronto historia. El Ejecutivo de Patxi López ha terminado ya su reformulación, y puesto punto final a un texto en el que han trabajado cuatro departamentos del Gobierno y que ha sido supervisado directamente por lehendakaritza. Esa condición de proyecto interdepartamental y la transversalidad práctica que se quiere dar a su contenido, de modo que impregne toda la acción política y social, ha llevado al Gobierno a optar por que sea el propio lehendakari quien lidere su puesta en práctica.

El proyecto tardará aún en ser aprobado por el consejo de Gobierno, mes y medio al menos, según algunas de las fuentes consultadas, porque el Ejecutivo lo quiere someter antes a la consideración y las alegaciones del mundo asociativo y también de los grupos de la oposición, a quienes en principio tenía la previsión de hacérselo llegar hoy mismo.

El Gobierno quiere hacer del programa una línea transversal a todas sus políticas
Más información

En su anterior formulación, los departamentos de Justicia y Educación, ambos en manos de EA, elaboraron el denominado Plan de Educación en Derechos Humanos y para la Paz, mediando diversos choques con la Dirección de Víctimas del Terrorismo, que entendía que se diluía en un planteamiento demasiado general la cuestión que lo motivaba: el encargo de la ponencia de víctimas del Parlamento.

El Gobierno Ibarretxe prefirió obviar ese origen y lo ancló en el denominado Plan de Paz y Convivencia, de 2006, en el que el entonces lehendakari hablaba de la "diversidad de sufrimientos" y aunaba las referencias a las víctimas del terrorismo con el derecho a la participación política de Batasuna, la reclamación de un plan de acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas, de una política penitenciaria más respetuosa con los derechos humanos y de medidas para sus familiares.

El Gobierno actual cambiará incluso el nombre. No será ni plan de educación para la paz y los derechos humanos ni plan de paz y convivencia, aunque éste último término estará presente en su denominación, junto con los de valores democráticos y deslegitimación del terrorismo. En su preparación, además de lehendakartitza, han estado implicados los departamentos de Justicia, a través de la Dirección de Derechos Humanos;Interior, con la Dirección de Víctimas del Terrorismo; Educación y Cultura. Este último ha aportado los compromisos que les tocará cumplir a los medios de comunicación públicos, que serán uno de los puntales de la extensión social del programa.

El plan no estará enfocado sólo a la educación en la escuela, sino que tendrá un carácter mucho más interdisciplinar. "Hay una apuesta decidida por que sea una línea transversal del trabajo del Gobierno y por que el liderazgo lo ejerza el lehendakari", señalaron fuentes conocedoras de su gestación. "Es una reformulación de lo anterior, pero centrándolo básicamente en el problema concreto que hemos sufrido en este país. Las acciones formativas parte y se proyectan sobre nuestra concreta realidad", indicaron otros medios del Gobierno. Todas las fuentes consultadas eludieron ofrecer detalles sobre el contenido del documento, hasta que lo conozcan los más directamente concernidos, empezando por las asociaciones de víctimas o el tejido asociativo del mundo educativo y la oposición en su conjunto.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción