Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex interventora de Santa Coloma recurre su cese y amenaza con denunciar al primer teniente de alcalde

El Ayuntamiento responde que ha cumplido "escrupulosamente" la normativa vigente para despedir a Maite Carol

Maite Carol, la ex interventora del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet y testigo del caso de presunta corrupción urbanística Pretoria, ha presentado un recurso tras ser destituida del cargo el pasado jueves. En el texto, Carol amenaza además con denunciar al primer teniente de alcalde de la ciudad, Joan Carles Mas, por un presunto delito de prevaricación y acoso.

Desde que se anunció, su relevo se ha visto envuelto en la polémica, ya que la ex interventora había redactado informes negativos sobre la gestión del Consistorio y la decisión de substituirla se interpretó como una venganza política. El último informe que entregó, ya sobre la etapa de la alcaldesa Núria Parlón, cuestionaba la viabilidad de los presupuestos para 2010.

Carol ocupaba el cargo desde marzo de 2006 como funcionaria interina. El gobierno municipal anunció su relevo el 3 de febrero, después de que un funcionario de carrera hubiera solicitado su plaza. Se trataba de un proceso "mecánico", según el Consistorio, que en todo momento ha desvinculado el último informe negativo de Carol del cambio en la plaza. Ésta, argumentan desde el Ayuntamiento, se solicitó un día antes de que la antigua interventora presentara su estudio.

En cualquier caso, Carol considera "nulo" su cese. Ha asegurado que, según la normativa vigente, mientras su sucesor no tome posesión del puesto, ella debe seguir al frente de sus responsabilidades. Actualmente, el nuevo interventor "es funcionario del Ayuntamiento de Santa Perpètua de Mogoda y no puede ocupar dos puestos de trabajo a la vez", ha denunciado.

El Ayuntamiento, en cambio, ha asegurado en una nota que el relevo cumple "escrupulosamente la norma" y que basta con que un interventor de carrera con habilitación estatal solicite la plaza, y sea nombrado provisionalmente, para que ella deba abandonarla. El gobierno municipal considera que son "inadmisibles" las acusaciones de prevaricación y coacción que ha lanzado Carol, y las atribuye de una manera velada a que la nueva alcaldesa la liberó, al asumir el cargo, de algunas de sus responsabilidades.