Enfrentamiento en el Consejo General del Poder Judicial

Las entrevistas de los jueces que aspiren a un alto cargo serán públicas

El CGPJ aprobará un reglamento para primar la "transparencia en la elección de los mejores hombres y mujeres" para cada puesto

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pretende aprobar un reglamento que establece que las entrevistas de jueces que aspiren a altos cargos judiciales serán públicas. Podrá asistir, por tanto, quien lo desee dentro de las limitaciones de espacio que hay en la sala que utiliza el Poder Judicial para estas entrevistas. Este reglamento estaba previsto que se aprobase el año pasado, pero la publicación en este periódico de algunas entrevistas (entre ellas, la del aún presidente del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, Juan Luis de la Rúa ) enfadó a los vocales del sector conservador y la aprobación del reglamento quedó bloqueada .

Sin embargo, en el pleno del próximo 25 de febrero se le dará luz verde definitiva y entrará en vigor una vez que se publique en el boletín oficial. Esto significa que todos los jueces que aspiren a algún alto cargo serán entrevistados con luz y taquígrafos. Pasaran por estas entrevistas los candidatos a presidentes de los tribunales superiores de Cataluña, Valencia y Andalucía, así como los magistrados que aspiren a ocupar una plaza en el Tribunal Supremo.

Más información
"La política de nombramientos del CGPJ es un pasteleo"
El mercadeo al nombrar a la cúpula judicial abre una crisis en el Consejo

El Consejo ha informado que esta medida "es una apuesta firme y decidida del órgano de gobierno de los jueces por la transparencia en la elección de los mejores hombres y mujeres, bajo los principios de mérito y capacidad, que tienen que dirigir la Administración de Justicia". "Se trata de una decisión", señala el Consejo, "largamente meditada por los Vocales del Consejo General del Poder Judicial a lo largo del último año", señala el Consejo. Sin embargo, el órgano de gobierno de los jueces tiene desde hace meses la costumbre de no incluir en el orden del día de sus distintas comisiones los asuntos que entiende polémicos.

Y lo hace, según fuentes del Consejo, para evitar filtraciones. Esto ocurrió, por ejemplo, en la reunión de la Comisión Permanente en la que sus cinco miembros (bajo la activa participación de la vocal progresista Margarita Robles) acordaron iniciar los trámites para suspender al juez Garzón por las querellas que pesan sobre él en la Sala Segunda del Tribunal Supremo. "Uno de los miembros de esta comisión filtró a un medio de comunicación desde su teléfono móvil, antes incluso de que acabase la reunión, la decisión que se acababa de adoptar", se lamentan fuentes de esta comisión.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS