La cúpula de la Camorra lleva Rolex, pero viaja en 'scooter'

Los mafiosos detenidos pretendían pasar desapercibidos en Cataluña para no alertar a la policía

¿Qué hacen dos de los mafiosos más buscados y peligrosos de Italia a lomos de un scooter? ¿Y por qué circulan por la acera con la soltura de un adolescente callejero? Sea cual sea la respuesta, esa circunstancia dio la pista definitiva a la policía sobre los hombres que tenían frente a sus ojos. Se trataba de Paolo di Mauro y de Luigi Mocerino, que anteayer fueron detenidos tras visitar a dos amigas en el barrio de Les Corts, en Barcelona. La elección de una moto tipo scooter, y no de un Ferrari, por ejemplo, no es gratuita.

Di Mauro y Mocerino, su primo y ayudante, pretendían pasar desapercibidos en Cataluña para no alertar a la policía. El boss, de 58 años y líder del clan Contini, huyó de Italia en 2002 tras ser condenado por asesinar a tiros a un jefe rival cuando éste salía de prisión. A pesar de que agentes de la Jefatura Superior de Policía, junto a policías napolitanos, les seguían desde hacía días, no cambiaron sus hábitos de vida. "Llevaban una vida normal para no levantar sospechas, pero se permitían pequeñas licencias", detalló ayer una fuente policial que estuvo presente en el arresto de los jefes de la Camorra.

Más información
El juez Velasco ordena prisión incondicional para los mafiosos italianos detenidos en Barcelona
La Policía detiene a un mafioso de la 'Cosa Nostra' en Tarragona

Di Mauro vestía de forma "moderadamente elegante" cuando fue arrestado a las 13.30 horas: jersey marrón sobre camisa y chaqueta, también marrón. Iba bien peinado y con la barba cuidada. Y llevaba, eso sí, un bolígrafo y un reloj de la marca Rolex. Su ayudante, en cambio, mostraba un look más descuidado.

Falsificación fácil

Ambos vivían en una urbanización no excesivamente lujosa de Castelldefels y llevaban encima 8.000 euros y cinco teléfonos móviles. Además, portaba documentación falsa, con la que lograron viajar entre Barcelona y Nápoles cuantas veces quisieron.

Di Mauro la llevaba a nombre de un tal Giacomo Chianese y Mocerino, de un primo suyo llamado Vincenzo Russo. Fuentes policiales lamentaron la "facilidad" con la que puede falsificarse la carta de identidad italiana. Ninguno de los dos mostró resistencia al arresto, pero sí modales exquisitos con los agentes. A Di Mauro, no obstante, "se le notaba cierta angustia".

El capo aparece en el número tres de la lista de fugitivos más peligrosos de Italia. Fuentes del caso matizaron ayer, sin embargo, que la policía le sitúa en lo más alto de la llamada Alianza de Secondigliano, donde distintos líderes de la Camorra napolitana se reúnen para consensuar las decisiones importantes.

A la izquierda, ficha policial de Di Mauro. A la derecha, el mafioso ayer.
A la izquierda, ficha policial de Di Mauro. A la derecha, el mafioso ayer.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS