Cuatro heridos por el temporal de viento en el País Vasco

Las rachas de aire superan los 100 kilómetros por hora

Rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora arrancaron ayer en el País Vasco semáforos, cristales y hasta hicieron volar personas. El temporal de viento se saldó con cuatro heridos en San Sebastián y uno en Bilbao. Un motorista arrojado a la calzada, dos jóvenes golpeadas por mobiliario urbano y por cascotes, respectivamente, y una anciana a la que se le cayó una cristalera encima.

La capital y la costa guipuzcoana fue el área más afectada. A medio día el viento tiraba a un motorista que circulaba por la zona del muelle donostiarra. El conductor fue trasladado al servicio de Urgencias del Hospital Donosita con un golpe en la cabeza. En un lapso de media hora el viento se cobraba otras dos víctimas. Una joven de 24 años tenía que ser atendida por heridas en un pie; un semáforo arrancado por el viento le había golpeado, y una anciana de 94 años, sobre la que cayó un gran ventanal del centro del día en el que se encontraba.

Los bomberos donostiarras tuvieron que realizar hasta 70 intervenciones, en su mayoría, por caídas de árboles. El Ayuntamiento cerró, por precaución, el Paseo Nuevo en previsión de que se produjeran olas de hasta cuatro metros.

El servicio de Esukotren entre Usurbil y Zarautz estuvo interrumpido durante tres horas y un vuelo procedente de Madrid con destino Hondarribia tuvo que aterrizar en Pamplona. Además, dos árboles caídos obligaron a cortar la carretera que une Hernani y Goizueta, entre las localidades de Zumaia y Aizarnazabal. El viento lanzó por los aires parte del tejado de la antigua Aduana de Irún y del revestimiento de la fachada del Instituto Bidasoa.

El temporal también azotó Vizcaya. Una joven resultó herida al desplomarse parte del tejado de un inmueble en la calle Blas de Otero, en el barrio de Deusto. La joven fue trasladada con un traumatismo leve a la Clínica San Sebastián. Los bomberos de la capital vizcaína realizaron 18 intervenciones a lo largo del día, sobre todo, para retirar antenas, árboles y ramas de la vía pública. La intensidad del viento impidió por la mañana a algunos barcos realizar las labores de carga y descarga habituales, aunque por la tarde el puerto de Bilbao recobró su actividad. También por la mañana Lekeitio y Bakio sufrieron "pequeños cortes" en el suministro eléctrico, según un portavoz de Iberdrola.

La réplica de un barco ballenero del siglo XVII, amarrado en el puerto de Bermeo, junto a la Cofradía de Pescadores de la localidad, fue otra de las víctimas del temporal. Los fuertes vientos desarbolaron la embarcación de 36 metros de eslora y 7,5 de manga, utilizada como reclamo turístico. El viento partió los mástiles de más de 30 metros de altura y los arrojó al mar.

El temporal también recorrió gran parte de la península. Galicia fue la comunidad a la que primero azotó. Vientos de 120 kilómetros por hora arrasaron árboles y postes de teléfono y dejaron en la madrugada de ayer tres heridos, dos en Lugo y otro en Pontevedra. Diez heridos de diversa consideración y 23.000 alumnos sin clase fue el resultado de las fuertes rachas de viento en Valencia, mientras que en Málaga, y por tercer día consecutivo, gran parte de la flota pesquera tuvo que quedarse en puerto.

El temporal de viento destrozó ayer la réplica de un ballenero del s. XVII en el muelle de Bermeo.
El temporal de viento destrozó ayer la réplica de un ballenero del s. XVII en el muelle de Bermeo.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS