Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La operación Calderón tiene todos los parabienes

La Comunidad de Madrid aprueba una modificación del plan urbanístico de Madrid para sacar al estadio del Atlético de la ribera del Manzanares y soterrar la M-30

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado luz verde esta tarde a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Madrid capital para hacer posible la llamada Operación Calderón, por la que el estadio del Atlético de Madrid, el Vicente Calderón, abandona su ubicación para la construcción de viviendas y zonas verdes. La operación incluye el soterramiento de la ronda de circunvalación M-30 de acuerdo al proyecto Madrid Río.

De este modo, el distrito de Arganzuela verá cómo se acomete la remodelación de un ámbito de "hasta 20 hectáreas, con más de 160.000 metros cuadrados de zonas verdes y que, además, servirá para soterrar la M-30 a su paso por el Manzanares", con lo que se verá mejorada la movilidad de la zona, como ha señalado al final del consejo de Gobierno el vicepresidente Ignacio González. Se construirán 2.000 viviendas de renta libre, de las que saldrán los beneficios de la operación, y algún equipamiento comercial.

La Comunidad ha incluido "mejoras en las dotaciones, como reserva posible en un desarrollo futuro". Ahora le toca al Ayuntamiento de Madrid desarrollar el convenio. El balón está también en manos del Atlético de Madrid, que tiene vía libre para iniciar las obras de reforma en La Peineta, el próximo hogar de los rojiblancos. La demolición del histórico Vicente Calderón comenzará cuando el nuevo estadio esté finalizado.

Los planes del Ayuntamiento de la capital pasan por transformar en una gran zona verde de más de 31.000 metros cuadrados, el solar que quedará sobre lo que ahora es el Calderón, todo ello de la mano de uno de los proyectos estrellas del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, el Madrid-Río, informa Europa Press. Ese parque llevará el nombre de Atlético de Madrid.

La aprobación de esta tarde ha sido un mero trámite administrativo ya que en el Atlético tenían garantizado el apoyo de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, después de que el Ayuntamiento aprobase hace dos meses la modificación del Plan General de Ordenación Urbana, que cambiará radicalmente los aledaños al río Manzanares en el distrito de Arganzuela. "Es un paso adelante en la historia del club, remodelaremos la Peineta y la convertiremos en uno de los estadios más modernos del mundo", proclama la cúpula rojiblanca, que calcula que se embolsará 20 millones de euros anuales al incrementar las 55.000 plazas de su actual campo y proyectos de marketing como ceder el nombre del coliseo a empresas anunciantes, como ya ha hecho el Arsenal, que cambió su hogar de Highbury por el Emirates Stadium.

"Ahora falta por ver si tienen el dinero necesario para iniciar las obras a partir de enero", advierten los aficionados más críticos con los gestores del Atlético, que reconocen una deuda de 300 millones. Razones no les faltan: las obras en la Peineta, de las que se hará cargo FCC y que deberá costear la escuadra del Manzanares, llevan un retraso de al menos seis meses.

Según los planes previstos, son 204.218 metros cuadrados los que ocupan el estadio y la cervecera Mahou. En los terrenos de la cervecera, un total de 61.251 metros, se concentrará toda la edificabilidad.