"No valen inmaduros ni consentidos"

Laporta basa el éxito de su mandato en el sufrimiento y la resistencia a la presión

Joan Laporta celebró ayer seguramente su último almuerzo navideño con la prensa como presidente del Barça, puesto que no puede presentarse a la reeleccion en 2010. Así se explicaría el tono de su discurso. "Hemos debido sufrir demasiado para conseguir lo obtenido", afirmó frente a las seis copas ganadas en 2009. "No existe proporción entre lo que hemos sufrido y lo que se ha conseguido", prosiguió. "Para ser presidente del Barça, para ser directivo, se tiene que sufrir y querer mucho a la entidad. Seguro que debía ser así. Vivir estos momentos es un privilegio. Pero el presidente debe tener una gran capacidad de resistencia, ante la crítica y ante los intereses contrapuestos al modelo del club. La capacidad de resistencia te permite aislarte de todo y adoptar decisiones". Y enfatizó: "Dejaré al nuevo presidente un club mejor que el que me encontré. Éste es el mejor modelo y los actuales directivos son los más indicados para mejorarlo. Seré neutral en el proceso electoral, pero pido responsabilidad a los candidatos para que inicien un debate constructivo de modelos".

Más información
Pulso fratricida en el Barça

Aunque afirmó que tiene su opinión y la manifestará "cuando no afecte a la institución", Laporta no se pronunció abiertamente sobre las dos candidaturas que se anuncian desde la junta directiva para sucederle en el cargo: la encabezada por Jaume Ferrer y la de Alfons Godall. Laporta, en cualquier caso, pareció señalar a Ferrer cuando afirmó: "No valen personas consentidas e inmaduras que no saben resistir en momentos difíciles. Se tiene que soportar la presión". Durante el almuerzo, rematado con un pastel con la palabra eternos, se visualizaron perfectamente los dos bandos de la directiva después que Ferrer anunciara por la mañana que presentará su candidatura. "Tengo la convicción, la ilusión y las ganas para formar una candidatura para ganar", afirmó Ferrer, que contaría con el apoyo de directivos como Albert Perrín, Alfons Castro, Jacint Borràs, Josep Anton Colomer y Jordi Torrent.

Laporta reiteró, por otra parte, su voluntad de que Pep Guardiola renueve su contrato como entrenador. "No le vamos a presionar, porque contamos con la ventaja de que quiere mucho al Barcelona y tomará la decisión que considere mejor para el club. Que decida desde la reflexión. Ya está acostumbrado a la presión".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS