Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva financiación autonómica se beneficia del lío en el Congreso

El texto sale adelante con los votos de CiU, que se iba a oponer, y PNV, que pensaba abstenerse

La financiación autonómica ha concluido su tramitación parlamentaria con una de las votaciones más atropelladas y accidentadas de los últimos, que han otorgado, finalmente, al Gobierno una mayoría mucho más amplia de la prevista. Tenían los votos justos y, finalmente, sólo el PP y el BNG han votado en contra.

Para empezar, el presidente del Congreso, José Bono, tomó la polémica decisión de frenar y repetir una votación por un problema técnico. El problema técnico es que una docena de diputados del PP se había quedado fuera del Hemiciclo al cerrarse las puertas para la votación, porque falló un ascensor. Eso unido a que la marcha del presidente del Gobierno a la cumbre del clima de Copenhague alteró los horarios y las costumbres de sus señorías: no se votó todo al final del Pleno, sino que a mitad de la sesión de sometieron a votación las enmiendas del Senado a la ley de financiación autonómica,

Tras una primera votación, el presidente de la Cámara, José Bono, ha advertido a los diputados que quedaban sin votar algunas enmiendas. La portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ha exigido que volviera a votarse todo el texto conjuntamente al tratarse de una ley orgánica, a lo que se ha opuesto el grupo socialista. Finalmente, se ha repetido y ahí ha sido donde los diputados de CiU y PNV se han equivocado con el cambio de orden de las enmiendas y han respaldado el texto.

Al repetirse, CiU y PNV cometieron un error en la votación y apoyaron la ley. Sobre todo CiU, que ha combatido la financiación autónoma, considera que incumple el Estatuto de Cataluña, se ha situado al margen de los partidos catalanes y, finalmente, la ha apoyado. Y precisamente porque Josep Sánchez Llibre, encargado de indicar a sus compañeros el sentido del voto, se ha equivocado. Él ha sido el ariete contra la norma que al final ha apoyado. El PNV se iba a abstener y también la ha apoyado, aunque al País vasco no le afecta.

La votación del texto con carácter orgánico tuvo que repetirse y la norma pasó de obtener 180 a 192 votos a favor (la mayoría absoluta está en 176).

Se da la circunstancia de que CiU se benefició ayer en el Senado de un error en la votación a los Presupuestos que permitió que salieran adelante enmiendas por valor de casi 500 millones de euros que el próximo martes debe ser rectificado en el Congreso.