Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis años de cárcel para un detenido por el crimen de Polop por un delito previo

Raúl M. T. fue arrestado en 2006 y acusado de tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas

El primer detenido por su implicación en el asesinato a tiros del alcalde de Polop de la Marina (Alicante), Alejandro Ponsoda, en octubre de 2007, ha aceptado hoy seis años de prisión por dos delitos cometidos con anterioridad, concretamente por tenencia ilícita de armas de fuego y por tráfico de drogas. El acusado, Raúl M.T., de 34 años, ha comparecido hoy ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Alicante, donde había sido citado por esos delitos cometidos en 2006 y por los que, inicialmente, el fiscal había solicitado diez años de cárcel: cuatro por las armas y seis por las drogas. Sin embargo, al aceptar la autoría de los hechos y alcanzarse la conformidad entre las partes, se ha acordado rebajar la pena a un total de seis años (tres y tres).

Este hombre fue detenido en septiembre de 2006 en la urbanización El Albir de L'Alfàs del Pi con una pistola y una pequeña cantidad de droga para su venta, y al registrar su domicilio se hallaron varias pistolas más con abundante munición, 357 gramos de cocaína y 345 comprimidos de MDMA, así como 2.138,8 euros en metálico, todo ello procedente del tráfico de estupefacientes.

El pasado 3 de noviembre volvió a ser detenido en Albatera por su presunta implicación en el crimen del alcalde de Polop y fue enviado a prisión provisional sin fianza, como los otros seis detenidos posteriores en torno al asesinato de Ponsoda, entre ellos el actual alcalde, Juan Cano (PP).

Raúl M. T. fue llevado a la Audiencia de Alicante días después de su detención para una notificación en relación con el caso de tráfico de drogas por el que cumplirá seis años de prisión. "No sé nada de esos hechos", aseguró en esa ocasión preguntado por el crimen de Ponsoda.

El asesinato del alcalde, según la investigación, se planeó en el club de carretera Mesalina, a las afueras de Benidorm, donde el sucesor de la víctima, Juan Cano, contactó supuestamente con el resto de los miembros de la trama, entre ellos, Raúl M. T., un empresario de calzado y los dos pistoleros de nacionalidad checa que están acusados de ejecutar a Ponsoda. Por estos hechos también han sido arrestados el gerente y el dueño del prostíbulo Mesalina.