Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No descansaré hasta que no llegues a casa, la segunda torre se ha venido abajo"

El horror del 11-S, mensaje a mensaje.- Una página muestra las comunicaciones que se efectuaron desde y hacia las Torres Gemelas durante los ataques

La intrahistoria de los atentados del 11-S, segundo a segundo, sigue saliendo a la luz. Una página web, Wikileaks -traducible como "wikifiltraciones"- ofrece desde ayer más de medio millón de comunicaciones que fueron emitidas y recibidas durante aquel día en las Torres Gemelas y en la sede del Pentágono, la mayoría de ellas emitidas por el FBI o la policía de Nueva York, según informa la edición digital del rotativo británico The Guardian [en inglés].

Las llamadas telefónicas, los correos electrónicos y los SMS interceptados que se recogen en la web a lo largo de doce páginas han despertado la polémica sobre el respeto a la intimidad de miles de personas o sobre la necesidad de mostrar gratuitamente el dramatismo que sobrevino en los momentos posteriores a los ataques. Wikileaks ya asegurado que no revelará quién le ha suministrado estos mensajes y las autoridades se han negado a comentar sobre la autenticidad de los mismos, si bien los analistas sobre Internet citados por la cadena británica BBC [en inglés] creen que son reales. En ellos se pueden leer cosas como ésta: ""No descansaré hasta que no llegues a casa, la segunda torre se ha venido abajo".

El primer mensaje de aquel día en el que casi 3.000 personas perdieron la vida data de las 03.00 hora local (las 10.00, hora peninsular española), cinco horas antes de que se produjera el primer ataque a las torres, y el archivo se extiende hasta las 03.00 hora local del día siguiente. No todas las comunicaciones que ahora salen a la luz hacen referencia a los atentados, pero entre ellas sí se encuentran abundantes correos sobre los errores que estaban produciendo en aquellos momentos los servidores informáticos del World Trade Center, preguntas a familiares sobre el estado de algún ser querido o SMS facilitando números de teléfono en los que poder localizar a quien los enviaba.