Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez encarcela al gerente de un prostíbulo por el asesinato del alcalde de Polop

Por el crimen hay cinco hombres arrestados, tres de ellos ya en prisión

La juez instructora ha decretado el ingreso en prisión de Ariel Alberto Gatto, ciudadano uruguayo, arrestado por el asesinato del alcalde de Polop, Alejandro Ponsoda, del PP, ocurrido el 19 de octubre de 2007. La magistrada, la titular del Juzgado número 2 de La Vila Joiosa, ha abierto un sumario por asesinato y tenencia ilícita de armas, y con anterioridad ya ha encarcelado a los dos primeros arrestados por estos hechos, Jesús Montero Trebejo, vecino de Albatera (sur de Alicante) con una causa pendiente por narcotráfico, y Salvador Ros García, un empresario del Calzado afincado en Polop.

El abogado del encargado del lupanar ha declinado comentar la declaración de su defendido debido al secreto del sumario que ha dictado la juez y se ha limitado a comentar que el ya encarcelado "negó" su participación en los hechos que se le imputaban.

Horas antes de la última resolución de la juez del caso, la Guardia Civil detenía a otros dos hombres por su presunta vinculación con en el asesinato del regidor. La identidad de los dos nuevos detenidos no ha trascendido -sólo se sabe que son extranjeros- ni tampoco el lugar del arresto. No obstante, fuentes oficiales han precisado que no se trata de personas que ocupen un cargo público.

El asesinato de Ponsoda se fraguó en el prostíbulo Mesalina, a las afueras de Benidorm en la carretera con Finestrat. En el plan para matar al regidor, según el abogado del empresario Ros García, participó un cargo público de la comarca de la Marina Baixa, donde se enclava Polop. Además, según otras fuentes de la investigación, en la reunión preparatoria del crimen los presentes comentaron que la operación contaba con el respaldo de dos "prohombres de la comarca". Esas fuentes no han desvelado el ámbito socioeconómico al que pertenecen esas dos "relevantes" personas.

La investigación del caso corre a cargo de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. Los agentes han hecho un sigiloso acopio de pruebas durante dos años, entre ellas testigos protegidos vinculados al club de alterne. El pasado día 3 comenzó la resolución con el primer arresto, el de Jesús Montero. Según fuentes oficiales, la operación sigue abierta y habrá nuevos arrestos.