Los conflictos internos del PP

La 'mano dura' de Rajoy no acaba con la guerra de Madrid

Rajoy: "No habrá próxima vez, el PP es un partido nacional, unido y limpio".- Cospedal asegura que el aviso de Rajoy ha sido respaldado "practicamente por todos". -Aguirre se ausenta de la reunión al considerar que las cosas irían mejor sin ella.- Cobo: "Tengo miedo por mí, por mis hijos y por vuestros hijos"

Esperanza Aguirre ha plantado a Mariano Rajoy en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, que ha adquirido un tono dramático con la intervención del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, quien ha llegado a asegurar que tiene "miedo" por él y por sus hijos, para referirse al espionaje que supuestamente ha sufrido y del que acusa al Gobierno de la Comunidad. La presidenta madrileña, en un claro desplante al líder del partido, se ha ausentado de la cita que ha comenzado a las once de la mañana y en la que Rajoy ha dado un ultimátum a quienes falten el respeto a la militancia, tras los conflictos internos en Valencia y por el control de Caja Madrid . "No habrá próxima vez. El PP es un partido nacional, unido y limpio", ha asegurado Rajoy ante sus principales dirigentes. "Lo ocurrido es inaceptable porque lesiona nuestra imagen, estorba nuestro proyecto, indigna a los militantes, desconcierta a la opinión pública y desanima al electorado", ha continuado el líder popular, quien ha añadido que planteará a la sociedad un "gran pacto contra la corrupción".

Más información

Rajoy ha enviado claros mensajes a los protagonistas de la crisis interna que sufre el PP. "Es inadmisible hacer declaraciones públicas sobre asuntos que son internos del partido y todavía más inadmisible si eso va acompañado de una crítica a otros dirigentes", ha dicho tajante el líder de los populares, en alusión a las manifestaciones de Cobo contra Aguirre en EL PAÍS. También ha considerado "inadmisible" que se fuerce a cargos del partido "para que firmen documentos exigiendo lo que sea, al Comité Nacional de Derechos y Garantías o a la propia dirección nacional", y aunque no ha precisado a quién se dirigían, fuentes de Génova aseguran que se refería a la recogida de firmas de alcaldes madrileños que presionan a la dirección para imponer una sanción ejemplar a Cobo.

El frente valenciano y los movimientos en torno a la destitución de Ricardo Costa como secretario general de los populares y portavoz del PP en Valencia también han recibido las críticas de Rajoy: "Es inadmisible" -ha repetido- "que se haga caso omiso a las instrucciones directas y claras de la dirección nacional del partido. Como todo el mundo sabe, estas instrucciones no se transmiten todos los días, porque la dirección nacional sólo interviene cuando cree que el interés general está en juego".

Al término de la reunión, en su comparecencia ante los medios, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se ha remitido a las palabras de Rajoy y ha confirmado que "no habrá una próxima vez" y que el aviso de Rajoy ha sido respaldado por "prácticamente la totalidad" del Comité, donde "está representado el partido de toda España".

Aguirre, que a la misma hora a la que empezaba el encuentro en la sede de Génova se encontraba en un acto de escuelas infantiles en Majadahonda, no ha estado presente para, según su versión, "no interferir" en el caso Cobo y se pudiera "reflexionar con más tranquilidad". "Aguirre había comunicado que no iba a acudir. No voy a interpretar su ausencia", se ha limitado a decir Cospedal.

Cobo:"Tengo miedo por mí, por mis hijos y por vuestros hijos"

Poco después del mediodía, Cobo, ha iniciado su duro alegato contra Aguirre, ha explicado las razones que le llevaron a hacer la entrevista en EL PAÍS, en la que censuraba la actitud de la presidenta madrileña en Caja Madrid, y ha profundizado en los aspectos tratados en ella. "Tengo miedo por mí, por mis hijos y por vuestros hijos", ha indicado. A continuación y con gran dramatismo, la mano derecha de Alberto Ruiz Gallardón ha manifestado que ponía todos sus cargos a disposición del partido.

"Nadie me ha inducido a decir esto, lo digo porque creo en ello", ha añadido el vicealcalde, quien ha defendido que todo lo dicho en la entrevista en EL PAÍS es "verdad". "Alcaldes de Madrid han venido a confesarme que les han presionado a votar contra mí; lo que he hecho lo he hecho por Mariano y no por Gallardón", ha subrayado Cobo para referirse a la recogida de firmas de ayuntamientos madrileños que piden una sanción contra él.

Tras su intervención, ha tomado la palabra Juan José Güemes, consejero de Sanidad de Madrid, que ha reprochado a Cobo sus palabras en EL PAÍS, recordándolas en varias ocasiones, y que ha defendido a Aguirre. Gallardón ha apoyado durante su turno el discurso de su número dos, aunque con un tono más moderado que el empleado por el propio Cobo. "La lealtad es el camino más corto entre dos corazones; Cobo es leal a ti, Mariano, y al partido", ha dicho el alcalde citando a Ortega.

"Rajoy ha dicho cosas muy claras. En las 26 intervenciones se ha oído el deseo de que no haya una próxima vez. Rajoy ha dicho que es inadmisible que se hagan críticas públicas a compañeros o que se ejerzan presiones", ha afirmado Cospedal. Preguntada sobre si Cobo se ha retractado en algún momento, Cospedal ha asegurado que el vicealcalde ha reconocido que no debería haber manifestado lo que dijo en la entrevista.

Aguirre censura la "equidistancia"

Tras conocer las primeras noticias sobre la reunión del Comité Ejecutivo, Aguirre ha expresado su malestar: "Da la impresión de que la agredida, la víctima, que soy yo, se coloca al mismo nivel que el agresor". En declaraciones a los medios tras la inauguración de un centro deportivo en Leganés, Aguirre ha dicho que "la equidistancia entre los agresores y las víctimas es muy lamentable".

En la Comunidad de Madrid, la renuncia de Aguirre a imponer a su candidato -el vicepresidente, Ignacio González- y dar su apoyo a Rato para presidir la cuarta entidad financiera del país había cerrado momentáneamente la batalla entre Rajoy y la jefa del Ejecutivo regional. Pero queda pendiente uno de los aspectos más polémicos. Aguirre espera ahora que Cobo sea sancionado por la dirección nacional del partido, una vez que este miércoles comparezca ante el Comité de Garantías para dar cuentas de sus manifestaciones.

El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, y consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad ha culpado a Cobo de "provocar la división en el partido" no la disputa por la presidencia de Caja Madrid " que "no tiene nada que ver con nada de esto ni provoca en el PP ninguna división".

Ajustes en Valencia

Valencia cerró este lunes también las heridas, aunque superficialmente, con los ajustes que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, hizo en su formación, entre los que destaca el nombramiento de Rafael Blasco como nuevo hombre fuerte en la portavocía parlamentaria tras la destitución de Ricardo Costa. Camps, en cambio, no fue más allá como se le venía pidiendo desde Génova, y descartó remodelar su Gobierno. Sin embargo, Cospedal ha asegurado que las decisiones del partido en Valencia "las respalda la dirección".

Tampoco en la reunión de este lunes se desautorizó el acta que demuestra que Costa no fue nunca cesado de sus funciones, ni se apartó a algunos de los colaboradores directos de Camps que quedaron salpicados por el caso Gürtel.

Pese a que los dos movimientos en Madrid y Valencia son interpretados por la mayoría de los dirigentes del PP como una victoria de Rajoy, la situación del partido se ha debilitado por la magnitud que la crisis ha alcanzado en las últimas semanas y el ambiente ha quedado bastante enrarecido. En Madrid, la renuncia de Aguirre y su mano derecha, González, en la batalla por Caja Madrid, no significa que haya terminado con las disputas entre la presidenta regional, que mantiene intacto su poder, y Rajoy. Incluso las diferencias con Gallardón, son ahora más notables puesto que Aguirre le responsabiliza de la entrevista a Cobo en EL PAÍS. En Valencia cunde la idea de que pese a los retoques en el partido auspiciados por Génova, Camps ha agotado su credibilidad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha acudido esta mañana al Comité Ejecutivo Nacional del PP, en contra de su costumbre. En lugar de ello ha decidido mantenido su presencia en la inauguración de una escuela infantil en Majadahonda (Madrid).AGENCIA ATLAS
La secretaria general del PP asegura que "prácticamente" la totalidad del Comité Ejecutivo Nacional respalda la advertencia del presidente de que "no habrá próxima vez".AGENCIA ATLAS
La presidenta madrileña se refiere a la polémica con Cobo y asegura que ella es la víctimaAGENCIA ATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50