Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las guerras internas en el PP

Rajoy emplaza al martes para solucionar los conflictos internos del partido

El líder del PP asegura que anunciará medidas en la Ejecutiva y que se le ha acabado la paciencia: "El Santo Job sólo ha habido uno en la historia"

Acosado por el caso Gürtel y la pugna por poder en Caja Madrid, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado que el próximo martes, en la reunión del comité ejecutivo, dará respuesta a los conflictos del partido y ha advertido de que se le ha acabado la paciencia: "El Santo Job sólo ha habido uno en la historia".

Tras una jornada de tensión en el Partido Popular, cuya dirección nacional ha suspendido cautelarmente a Ricardo Costa, Rajoy ha admitido abiertamente, durante un acto ante militantes de su partido en Murcia, que el PP tiene un problema: el caso Gürtel. "No acepto la corrupción, me parece una porquería y si tengo la convicción de alguien ha hecho algo que no debe no puede pertenecer al PP".

"Sé lo que están pensando los militantes del partido; el martes tendrán respuesta a lo que está pasando", ha añadido el presidente de los populares.

Defensa de los tiempos

Pese a reconocer la grave situación que atraviesa su formación, Rajoy ha vuelto a defender la manera en que ha manejado los tiempos desde que estallaron los escándalos de corrupción. "Los políticos debemos ser justos y equitativos; nadie puede condenar a ningún ser humano sin pruebas, hemos vivido juicios paralelos que se ha demostrado que se han quedado en nada ", ha asegurado para a continuación volver a la carga con la teoría de la persecución. "Ha habido actuaciones de la fiscalía desproporcionadas y detenciones televisadas de miembros del PP".

El líder popular ha hecho una defensa de la honestidad de la clase política, pese a la cadena de casos de corrupción que han saltado en las últimas semanas. "Ahora lo fácil es decir que todos los políticos son unos corruptos, pero yo no lo acepto", ha afirmado Rajoy.

El presidente del PP ha cerrado con esta intervención en Murcia un día en el que comenzó defendiendo a Rodrigo Rato como un "extraordinario" posible presidente de Caja Madrid, en una entrevista en Antena 3, y en que en las horas siguientes la formación volvió a sufrir una tormenta con el desafío de Ricardo Costa a Génova y la decisión de la dirección de suspenderlo de militancia.