Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el PSOE votan en contra de que el trasvase Júcar-Vinalopó sea sólo para uso agrícola

Los socialistas valencianos cambian de posición y ahora piden que el agua trasvasada sea también para consumo humano

El PP y el PSOE en las Cortes Valencianas rechazaron ayer una proposición no de ley del grupo parlamentario Comprimís por la que se pedía garantizar que las aguas del trasvase Júcar-Vinalopó desde el Azud de la Marquesa se destinen exclusivamente a la sustitución de extracciones para riego en la cuenca hidrográfica del Vinalopó y que se cierren los pozos de riego sustituidos a los acuíferos sobreexplotados del Vinalopó. Esta iniciativa exigía la finalización de las infraestructuras de modernización de los regadíos a la Ribera del Júcar y la aplicación de todas las medidas para revertir la contaminación por nitratos de los acuíferos.

La negativa de los populares y socialistas valencianos a que el trasvase sea sólo de uso agrícola y de no reconocer tampoco la sobreexplotación de los acuíferos supondrá, según el grupo de Compromís, la "pena de muerte del Júcar".

El cambio de posición de los socialistas valencianos que se oponían a que el trasvase sea sólo de uso agrícola se explica por las declaraciones realizadas en Alicante por el secretario de Estado de Medio Rural y Agua del Ministerio de Medio Ambiente, del pasado 28 de julio que abogó por que: "El agua que llegue del Júcar servirá para todos los usos", incluido el consumo humano.

Ayer, el portavoz socialista del ramo en las Cortes Valencianas, Adolf Sanmartin, justificó esta premisa argumentando que "los recursos hídricos que llegan a la cuenca del Vinalopó estarán configurados sólo con sobrantes del Júcar" y que, además, "serán tratados para que tengan la suficiente calidad", informa Neus Caballer. Es decir, que "una vez atendida la recuperación de los acuíferos se utilizará el agua para otras demandas", en referencia a la construcción de la nueva planta potabilizadora de Villena para agua de consumo humano y usos urbanos.

Estos usos, explicó Sanmartin, ya vienen contenidos "se quiera o no" en el propio Plan Hidrológico de la Cuenca del Júcar (artículo 24, apartados A y C). Y por la propia Unión Europea, que es la que puso las condiciones de aprobación y financiación: 120 millones de euros procedentes de fondos FEDER al ser considerada "gran proyecto".

Por su parte, el ministerio, a través de la sociedad estatal Aguas del Júcar, ha ejecutado ya el 85% de las obras del trasvase Júcar-Vinalopó. "Lo que tiene que hacer la Generalitat Valenciana es agilizar las obras del post trasvase, que cuestan 30 millones de euros", remató.

El diputado popular Ricardo Costa, que ha sido fulminado por Génova y suspendido de militancia del PP hace unas horas, llegó ayer por la mañana al hemiciclo de las Cortes Valencianas y ocupó por primera vez, después de haber sido cesado en sus funciones de secretario general del PP valenciano y de portavoz parlamentario, y votó en contra de la moción desde el escaño número 98, en sintonía con las directrices de su partido en Valencia.